Duke Nukem Forever [NB Labs]

Balls of FAIL

Plataformas: PlayStation 3, XBOX 360, PC (analizada).
Desarrollador: Gearbox Software, Piranha Games, Triptych Games, 3D Realms
Distribuidor: 2K Games
Líquido en el cuerpo: Dos cajas de vino... o vinagre (no me acuerdo).

Tuvo que pasar más de una década para que este título llegara. La secuela directa de Duke Nukem 3D, llamado Duke Nukem Forever, ha golpeado las vitrinas para XBOX 360, PlayStation 3 y PC, con la idea de patear traseros aliens y mascar goma de mascar. Sin goma de mascar.

Okey, antes que se peguen el scrollazo hasta el final les ahorro el trabajo y les diré que saca dos estrellas. Pero antes que los trolls decidan ir a corroborar lo que les digo, les contaré porqué decidí otorgarle tan baja reputación a un juego que desea apelar a todo el público que quiere pasar un rato entretenido. La pura y santa verdad después del corte.

Balls of FAIL

Hagamos algo de retrospectiva en unas cuántas palabras. Hace 14 años los de 3D Realms decidieron hacer la secuela respectiva de Duke Nukem 3D, un título que ellos tomaron de Apogee y que habían transformado en un juego 3D en vez de 2D como lo había sido Duke Nukem y Duke Nukem II. Apostaron en grande, como era de esperarse de una franquicia de mucho éxito, y se subieron al barco del desarrollo para lanzarlo durante algún momento de 1999.

El problema fue que durante el proceso cambiaron de motor varias veces, especialmente por culpa de las gráficas y programación que constantemente eran mejoradas con cada motor que salía al mercado. Pasaron del inicial Quake II altamente modificado al Unreal Engine, y luego al Unreal Engine II, atrasando al juego varias veces y así generando todo el drama que conocemos hoy - entre cada traspaso, tenían que hacer todo de nuevo. Finalmente a 3D Realms se la acabó la plata, y le pasaron el proyecto a Gearbox para que lo finalizara de una vez por todas con ese último motor, en colaboración con Triptych Games y Piranha Games, este último responsable de los ports a consola y el multijugador.

Efectivamente así lo hicieron, anunciando que el juego por fin llegaría a las tiendas para las consolas de hoy: XBOX 360, PlayStation 3 y PC. Hace una semana atrás pudimos revisar el demo para quienes pre-ordenaron, que se transformó en un claro ejemplo de lo que se venía el 10 de Junio. En la Internet aparecieron diferentes reacciones a éste en un par de días, y hoy podemos dar nuestro punto de vista.

Cerveza tres cuartos vacía

Es difícil ponerse optimista con la llegada de Duke Nukem Forever cuando te llega encima algo que intenta ser bueno y en el fondo parece ser una especie de proyecto que se concluyó para no seguir desarrollándolo. El juego quiere ofrecer disparos a destajos y humor para mayores de 18 años, pero en pocas palabras nos llega sólo un cuarto del vaso de cerveza a precio completo.

Partimos con una breve introducción, que básicamente es el último nivel de Duke Nukem 3D – el mismo que está presente en el Demo. El juego al final nos pone en los zapatos de Duke en un mundo donde la invasión alienígena fue detenida precisamente 12 años atrás, pero los indeseados visitantes se negaron a desaparecer. El presidente desea hacer negociaciones, pero sorpresivamente los aliens vuelven al ataque - al parecer de forma más personal - y deciden robar todas las mujeres que encuentran a su paso. ¿Para qué? Ni idea, pero obviamente eso no va a dejar a Duke tranquilo. Menos cuando también le roban sus preciosas COLEGIALAS LESBIANAS. Yo voy y les pongo una nuclear en el recto.

De ahí en adelante el juego intenta ser entretenido pero no lo logra cautivar del todo a la audiencia. El pobre diseño de niveles en muchas ocasiones es una cachetada: todo es menos emocionante, simple y algo más confuso de lo normal. Aunque las gráficas no son del todo malas y cumplen en casi todos los aspectos, se extraña la falta de definición en algunas texturas y efectos, y mucho más la presencia de detalles en esos espacios vacíos.

Respecto a disparar, no tengo muchas críticas buenas. En resumen, el juego es una montaña rusa en línea recta en el mundo actual de los FPS, y ofrece poco a la experiencia. Al igual que el demo que analizamos la semana pasada, mantener dos armas en mano limita mucho las posibilidades de enfrentamiento, y en ciertas ocasiones una estará sobrando porque no es la adecuada, algo muy alejado a lo que teníamos en Duke Nukem 3D, donde nuestro personaje tenía todo un camión cargado en la espalda. Salvo algunas interesantes armas, el resto del arsenal pasa sin pena ni gloria. Si quieren otra explicación: esto es un shooter que apuesta poco en su mecánica principal, se siente plano, con pausas demasiado largas y vacías, relleno de clichés y sin sorpresas – de hecho en un par de ocasiones pude adivinar qué sucedería.

Duke Nukem no dura mucho en pie cuando los aliens le dan caña, e incluso en el nivel más fácil mantenerse al descubierto por mucho tiempo es una sentencia de muerte express. El sistema EGO funciona pocas veces. Verán, la idea de la vitalidad que se restablece automáticamente cuando no sufre daño es hacer que el jugador de una pausa ante tanto castigo y repiense sus tácticas, pero es difícil en Duke Nukem porque: los aliens saltan a por tí a la más mínima oportunidad, no hay claros lugares donde hacer tal pausa, y tienes dos armas en tus manos para hacer malabares. Menos mal tenemos la posibilidad de usar cosas interesantes como el Holo Duke y las granadas, que a mi juicio se roban toda la atención por su facilidad de uso y versatilidad especialmente cuando estás superado en número.

Otro punto que más me incomoda es el sonido de las armas, que en vez de sentirse poderosas en las manos de Duke, la agudeza de ellas las hace sentir de juguete. No es el recuerdo que tengo de Duke Nukem 3D, juego al que le viene a hacer justicia. La única arma que salva es la escopeta, que es la única cosa que se siente poderosa en las manos - nunca cambio al menos que no tenga munición - y recompensa con dejar como colador a todo lo que tengas al frente.

Esto me da ganas de tener 3 "armas"...

El resto del juego, que es como el 30%, reside en líneas chistosas y humor, algo que no decepciona la mayoría de las veces. John St. John tampoco defrauda al hablar sus líneas, y el resto de los personajes mucho menos. Tampoco hay traducción adecuada – en cualquier idioma – porque nadie puede reemplazar la voz de Duke Nukem; jugarlo en cualquier otro lenguaje hace perder la magia, pero es lo que hay si no entiendes inglés.

Existen varias referencias a varios juegos y la cultura popular como lo fue Duke Nukem 3D: El audio de Christian Bale cuando se vuelve loco, los números de Lost en el Casino, las puertas de Prey, entre otros. Una barrera de entrada a Duke Nukem Forever es que para entretenerse con este material hay que tener algo de esa cultura-popular-gringa-gamer-interneks, lo que significa que quienes compran este juego están bien "medidos". Es como el caso de Animatrix, pack de películas que iba para la gente que vio The Matrix y querían ver el resto de ese mundo.

Lo que me produce bajarle los puntos a Duke Nukem hasta debajo de la tierra es precisamente eso, la contradicción. Aun cuando es un juego que aparenta ser uno que más hace referencia a sus raíces y apela a la gente que alguna vez jugó Duke Nukem 3D, pone en el tapete mecánicas de la actual generación de juegos (dos armas y EGO) ocupadas por un personaje que es esencialmente una parodia de las películas de acción y los juegos de hace 10 años atrás. Incluso la puesta en escena de fetiches sexuales a veces se hace algo incómoda e imprudente en vez de aportar con una cuota de humor, muy lejano a cómo lo maneja Leisure Suit Larry. El más claro ejemplo es el nivel que se desarrolla en un club de estripers que me costó harto tomar con humor.

Como relleno entre cada tiroteo hay varios puzles para resolver y seguir progresando, que en su mayoría involucran físicas. Son aburridas, simples, en ciertas ocasiones confusas, y carecen de factor "wow" que podríamos esperar de un juego en el año 2011. Esto habría resultado años atrás cuando a los gamers les prometían el cielo y la tierra con Havok o AGEIA PhysX, y Unreal Tournament 2004 era compra segura. Estas partes son pausas en el juego que son más un tedio que un descanso para variar tanto alien desparramado, y un ejemplo de ello es cuando Duke debe manejar un auto a control remoto para volver a su tamaño normal. Duke Nukem Forever tiene un grave problema de "ritmo": alarga demasiado los eventos en el juego.

Hay algunas cosas chistosas que merecen su resto de exploración, algo que Duke Nukem Forever promueve en muchas ocasiones para aumentar el EGO. El "pero" es precisamente la ausencia de detalles, lo que dije anteriormente: la mitad de las veces te desilusionarás porque no podrás hacer nada más que abrir puertas y tomar una que otra cosa y arrojarla. En la otra mitad te encuentras con cosas chistosas, como por ejemplo la posibilidad de meter un ratón dentro de un microondas o jugar con caca. Pero la mitad es poco.

El multijugador es algo casi aparte. Dukematch, Team Dukematch, Capture the Babe y Hail to the Kings son simplemente los clásicos modos que cualquier FPS carente de ideas para el multijugador tendría: Deathmatch, Team Deathmatch, Capture the Flag y King of the Hill. Lo simpático de Capture de Babe es que cuando la fémina se enloquece, le puedes pegar en los cachetes para que se calme, pero el resto es fácilmente olvidable y no es un buen atractivo para mantenerse jugando Duke Nukem Forever en línea cuando existen otros juegos que ofrecen más en este sector - y que incluyen jetpacks. Si ofrecieran algo relativamente nuevo, como lo hizo Crysis: Wars con sus propios modos, le daría algo más peso al juego completo… pero no es así.

Estos modos clásicos hoy por hoy son más un complemento a algún interesante modo novedoso que aproveche el potencial del juego - como Alianza Frágil de Kane & Lynch - pero no al revés, independiente de todo el armamento a tu disposición. Está bien por un rato, como para probarlo ocasionalmente. Por lo menos a mí me gustó los tiroteos con más de 4 personas en los diferentes mapas, pero no estarás pasándotela días enteros progresando en línea, o compitiendo por puntos contra tus amigos como otros títulos lo permiten. Tampoco es un juego que se pueda modear como el primero, lo que limita aún más el potencial de Duke Nukem Forever.

No vengo a patear traseros, ni a mascar chicle

Si pudiésemos colocarle un digno rival al contradictorio y flojo Duke Nukem Forever, Bulletstorm lo supera en todos los aspectos y es modelo a seguir en esta época porque lo tiene todo y aún sin tener los 4 modos clásicos de multijugador. De ese juego sí espero más una secuela que de un eventual Duke Nukem Forever 2, cuya gasolina terminó poco rato después de empezar.

Pero esto no es culpa de Gearbox, Piranha Games ni Triptych Games. Hicieron un gran trabajo en revivir y completar casi todas las aristas de un juego que era vaporware hace años atrás en tiempo récord (2 años), y por eso se merecen aplausos. No sé de quién es la culpa de todo esto, no tengo pruebas para apuntar con el dedo, pero quien haya sido ha hecho que este juego llegue con un poco más pena que gloria, y con la falta de una mano de pulido profundo.

Este juego salva por el humor, las referencias y la exageración que ha caracterizado a muchos juegos, el resto es demasiado plano como para ser sumamente entretenido o novedoso. Lamentablemente Duke llegó tarde a la fiesta, y podrás saltártelo con toda seguridad o arrendarlo sin temor a perder la posesión de un juego de colección. Si esperaste toda tu vida por este título, o la nostalgia te pegó en las gónadas, no estaría malo meterlo en tu estantería para dormir tranquilo después de estos largos 14 años. El resto puede circular con seguridad.

Lo imperdible

  • Mucho humor y referencias cómicas a la cultura pop gamer
  • Cuotas de nostalgia

Lo impresentable

  • Pobre y poco inspirado diseño de niveles
  • Pocos detalles gráficos y sonoros
  • Límite de dos armas accesibles
  • Que sólo la escopeta y las granadas se sientan realmente amenazantes
  • Puzles monótonos y requisitos para seguir avanzando
  • La exploración para aumentar el EGO a veces decepciona
  • Cuotas de humor sólo funcionan con cierto público
  • Multijugador rápidamente olvidable, nada nuevo bajo el sol

Lo feo

  • Que haya salido 12 años después de la fecha original. ¿Problem?
Mediocre
…Lamentablemente Duke llegó tarde a la fiesta, y podrás saltártelo con toda seguridad…”

powered byDisqus