Defense of the Ancients [NB Oldies]

Dos cosas son necesarias aclarar a modo de presentación de este artículo. Primero, está el hecho de que más que un "oldie", aquí estamos hablamos de un verdadero clásico moderno. Y segundo, que por su legado vale la pena considerar lo que puede ser un simple mod como un título propio, que incluso hasta escapa de los límites del universo que lo alberga. En otras palabras, el gran Defense of the Ancients, también conocido como DotA.

DotA, para quienes no sepan, es un mapa basado en Warcraft III y que cuya popularidad se fue a las nubes con la aparición de DotA Allstars, probablemente y sin discusión la versión más jugada del mapa. El concepto detrás del juego es simple: dos equipos de cinco jugadores luchan por defender unas estructuras ubicadas en el corazón de su base; el ganador es el equipo destruye la del contrario. Para ello, cada jugador controla a un héroe, y además cada equipo cuenta con creeps, que son unidades de batalla más débiles que los héroes, controladas por la CPU y cuyo comportamiento es similar al de un Lemming: van hacia adelante, y al encontrarse a un enemigo, pelean hasta la muerte. Simple.

El concepto es sencillo, muy sencillo de entender. Pero como buen RTS, las variables dentro de DotA son infinitas, al punto de que la curva de aprendizaje para dominar el juego de manera competente puede tomar semanas y hasta meses. Actualmente, el roster de personajes cuenta 104 héroes, cada uno con diferentes habilidades, estrategias, y estilos de juego, y cuyo comportamiento dentro de una partida puede irse modificando en mayor o menor medida gracias a los ítems existentes.

Hay un elemento de progresión y recompensa dentro de DotA, similar a un RPG. Los héroes van ganando experiencia al ir derrotando enemigos, y de la misma forma, se va subiendo de nivel dentro de una sola partida, hasta llegar a un máximo de 25. Ir subiendo de nivel significa desbloquear versiones más poderosas de las magias o habilidades de los personajes, con lo que la progresión dentro de una partida va siempre de la mano del rendimiento del jugador. No es lo mismo ir como apoyo detrás de un grupo de creeps, que estar atento para siempre dar el golpe final a un enemigo, ya que de la segunda forma la experiencia y el dinero ganados son siempre mayores.

Punto aparte para los ítems. Existen los básicos, que se pueden comprar en cualquier tienda y que al equiparlos aumentan algún atributo o habilidad, pero también existe un sistema de recetas, en el que se pueden ir componiendo ítems más poderosos mezclando uno o varios básicos más la receta respectiva. Los héroes se clasifican en tres tipos (fuerza, agilidad e inteligencia), y los ítems se utilizan en base a dicha clasificación, aunque dependiendo de la pericia del jugador, hay espacio para todo. Por ejemplo, aunque en el papel equipar a un héroe de inteligencia con un ítem de fuerza no tiene sentido, sí se puede utilizar en el caso de héroes "flan" (o lo mismo, que tienen poca HP) para aumentarle su resistencia.

Lo anterior es un ejemplo muy básico de las variables que existen dentro de DotA, pero lo cierto es que el sistema de juego da para todo tipo de jugadas, todas válidas en mayor o menor medida. Ahí radica uno de las claves de su popularidad, ya que nunca una partida va a ser igual a otra, aunque se repitan los mismos jugadores y los mismos héroes. Y otro punto importante dentro de DotA es el balance; principalmente, porque al ser un mapa dentro de Warcraft III, cada vez que se necesite un ajuste, sus desarrolladores simplemente liberan una nueva versión del mapa, se reemplaza la anterior, y eso es todo.

DotA Allstars puede ser un juego tremendamente satisfactorio si se aprende a jugar de forma relativamente decente. Más que ser extremadamente hábil en el manejo de los héroes, lo realmente trascendente es entender el núcleo, el concepto del juego. Jugar en equipo es primordial, lo mismo que conocer casi al dedillo el funcionamiento de los ítems, y de como estos afectan el comportamiento de los héroes en combate.

Lo notable del asunto es que las variables son tantas que las partidas dan lugar para situaciones de todo tipo, y donde dar vuelta un resultado que a los 20 minutos de juego parece perdido depende exclusivamente de la pericia y de la habilidad de los jugadores. En mis tiempos de universitario, cuando me dedicaba activamente a dotear semestre tras semestre, ví desde partidas entre dos equipos habilidosos que se resolvían a los 20 minutos a causa de una mala jugada (una partida de 20 minutos es una partida corta dentro de DotA), hasta otras que a la media hora de juego parecían perdidas pero que a punta de pachorra, esfuerzo, y n00bs funcionales (de esos que no matan a nadie pero que dan todo por el equipo), se alargaban hasta casi las 2 horas.

El modo de juego creado por Eul y Guinsoo ha trascendido más allá de Battle.net, siendo League of Legends y Heroes of Newerth el más claro ejemplo de esto; dos títulos stand-alone que toman la receta de DotA y que en el caso del primero, incluyen a ex-desarrolladores de Allstars entre sus filas. Por si fuera poco, Valve está preparando supuestamente para este año DotA 2, para el que contrató los servicios de IceFrog, actual responsable de DotA quien además dirige el equipo de desarrollo del mismo DotA 2 (¿de dónde sacará tiempo?) dentro de la compañía de Gabe Newell.

Defense of the Ancients es a estas alturas toda una leyenda, que partió como un simple mod y que llegó a tener participación competitiva dentro de los torneos de Blizzard. Y todo gracias a un concepto de juego es muy sencillo de entender, pero a la vez complejo de dominar. Pero esa complejidad no es producto del azar o de mecánicas infladas, sino todo lo contrario: son pocos los juegos que ofrecen una jugabilidad tan bien pensada y balanceada, y con una selección de personajes tan variada. Quienes no lo hayan jugado, nada pierden con intentar unas cuantas partidas contra la IA y ver que pasa; quien sabe, se vuelven doteros de corazón, como millones por el mundo.

powered byDisqus