NB Labs: Minecraft Xbox 360 Edition

Minecraft debuta en las consolas manteniendo los cimientos y modificando un poco sus adornos. Eso le basta.

Plataformas: Xbox 360 (Xbox Live Arcade)
Desarrollador: Mojang/4J Studios
Distribuidor: Microsoft Studios
Precio: 1600 MS Points (USD $20)

Mantenerse ajeno a todo lo que ha significado el fenómeno Minecraft durante los últimos ¿dos años? es difícil, y es que lo más probable es que cualquier persona afín al mundo videojuego sepa de que se trata, o al menos, haya escuchado el nombre alguna vez. Minecraft... para quien no lo conozca, suena como Starcraft o Warcraft. Al menos en cuanto a alcance, hay similitudes.

Y para quien no lo haya jugado jamás, entonces Minecraft Xbox 360 Edition es la versión perfecta para iniciarse en el mundo Minecraft. Principalmente, porque si bien simplifica un poco la entrada a este nuevo mundo de bloques pixeleados, gran parte de su potencial está prácticamente intacto en el núcleo. Y porque las cuestiones que simplifica no alteran radicalmente el mundo de Minecraft hasta convertirlo en un panfleto de la versión de PC, sino que solo hace algunas concesiones aquí y allá, y adelante, a correr.

La principal novedad es el esquema de control y la interfaz de usuario, que en términos simples se han adaptado y no "nerfeado", por lo que su efectividad sigue siendo la misma de la versión de PC; con el gatillo derecho se recolectan elementos, con el izquierdo se colocan en posición. Luego, está el sistema de creación de objetos y materiales que ahora es -bastante- más simple, ya que solo basta con tener los ingredientes necesarios y los nuevos objetos nacen mágicamente con solo presionar un botón. Aquí hay que olvidarse de memorizar recetas y combinaciones de materiales, ya que los elementos cuentan con una descripción bien detallada de su utilidad y de lo que se necesita para crearlos.

Quizás el cambio más notorio respecto a su contraparte de PC viene dado por los modos de juego. En esta Xbox 360 Edition solo está disponible el modo de supervivencia (con varias dificultades), que significa que llegada la noche hay que tener un lugar seguro listo, o los monstruos nos acecharán sin piedad alguna. Hay que olvidarse por ahora del modo de creación, aunque dadas las características de los mundos creados en Xbox 360 parece difícil que por cuestiones de memoria la escala de los mapas y las creaciones se pueda extender mucho más allá. O al menos, en cotas similares a la de la versión principal.

Otra de las cuestiones a tener en consideración con este Minecraft consolero es que es el equivalente al Minecraft de PC de hace un año atrás, cuando todavía estaba en fase beta. Si bien la promesa es que poco a poco el juego se actualice y se ponga a una altura similar a su par original, también están latentes las políticas de Microsoft respecto a las actualizaciones en Xbox Live, por lo que lo que en el papel parece fácil quizás en la práctica no lo sea tanto; todo está por verse. De la misma forma, el modo multijugador a través de internet está limitado a ocho personas y en el cual siete se pueden unir a jugar al mundo del anfitrión de la partida, pero si este se desconecta esa partida se termina y el trabajo se pierde.

Fueron bastantes las horas que pasé en este Minecraft y lo cierto es que el núcleo, lo principal del juego y el motor de lo que es el nombre de Minecraft, sigue estando presente y en todo su esplendor. Desde el tutorial, inédito de esta versión y que explica las cuestiones básicas para empezar a moverse, hasta la construcción de mega estructuras (en mi caso, estéticamente horribles) ya sea hacia arriba o hacia abajo. Escavar, escavar, buscar minerales extraños, distorsionar el ecosistema, o lo que el jugador quiera, en un juego que parece simplificado solo en sus primeras horas de juego, pero no en las posteriores cuando se disfruta como si fuera la mejor versión. Y si el disfrute es en compañía, mejor, ya que además existe un multijugador cooperativo para hasta cuatro personas en una misma consola. Y el formato para ingresar al juego es bastante simple: conectar un control, presionar start, y a jugar.

Más allá de las concesiones, es imposible no recomendar Minecraft a cualquiera que sienta el concepto como llamativo. Es cierto que su precio no es el más barato dentro del ecosistema que es Xbox Live Arcade, pero a fin de cuentas la experiencia es tremendamente satisfactoria. Probablemente los jugadores de PC que además tengan una Xbox no tienen ningún motivo para dar el salto a esta versión, por cuestiones lógicas y que no vale la pena extender aquí. Pero el resto, debería al menos probar la demo y ver si recolectar minerales, materiales, y armar bloques y objetos es lo suyo. Porque al final de cuentas, sí, está limitado frente al original, pero luego y por algún motivo, tiene la capacidad de enganchar al jugador a niveles insospechados y hacer que la frase cliché termine siendo una paradoja: "el único límite es la imaginación". Claramente, los límites de la Xbox 360 no son suficientes para que Minecraft pierda su esencia, que está ahí, intacta, como debe ser.

Lo imperdible:

- Es Minecraft en todo su esplendor
- La implementación del control
- El multijugador a pantalla partida

Lo no tan imperdible:

- Las limitaciones propias de la plataforma hacen que pierda algunos enteros frente al PC

 

¿Qué significa esto?

powered byDisqus