Así se vivió FestiGame 2012 en Chile

En Chile se desarrolló por primera vez un festival de videojuegos para toda la familia. Nuestras impresiones a continuación.

Santiago, Chile. Eran las 16,30 del día y en la Estación Mapocho la tensión y el nivel de ansiedad era increíble. Quedaban 90 minutos para la apertura de las puertas y para el inicio oficial de FestiGame 2012, la gente ya comenzaba a agolparse en los accesos al recinto mientras se coordinaban los últimos detalles.

Ese día viernes las puertas se abrieron con cierto retraso, mientras el ímpetu y la impaciencia de los asistentes era desbordante. Había llegado el momento: el festival que prometía estar dedicado especialmente a los jugadores de 5 a 90 años tenía que demostrar sus credenciales. El día viernes se dio inicio al evento, contando con zonas de freeplay con juegos de todo tipo, incluyendo grandes demos exclusivas de títulos que aún se encuentran a meses de aparecer a la venta.

Los stands disponibles eran variados y contaban con juegos para todo tipo de público: títulos infantiles, de tecnología móvil y/o táctil, consolas portátiles, tecnología de Tv 3D, educativos, arcades (tragamonedas) y más. Para ser primera vez que se desarrolla una iniciativa tipo festival (sin centrarse en torneos o ser una exhibición para prensa a puertas cerradas) las marcas y juegos presentes llaman la atención.

EA mostró sus títulos conocidos y consolidados (Dead Space 2, Crysis 2, FIFA 12, etc.) como también uno de sus pesos pesados para este año: FIFA 13, ganado la atención de los fans quienes hacían largas filas para poder disfrutarlo. Por su parte Konami también dejó ver su arsenal, liderado por Metal Gear Rising (que es primera vez que se exhibe en un evento para consumidores) y seguido por PES 2013, títulos que también ganaron la atención de la fanaticada que no tuvo problemas en esperar para jugarlo antes de sus respectivos lanzamientos.

Las 3 grandes también mostraron lo suyo: Nintendo contó con lo mejor del repertorio de la Wii y de sus portátiles, además de contar con torneos de Just Dance. Sony exhibió adelantos jugables de Sports Champions 2 (para PlyStation Move), Sly Cooper: Thieves in Time, PlayStation All Stars: Battle Royale y LittleBigPlanet Karting, mientras Microsoft contó con adelantos como Dance Central 3 y Forza Horizon, entre otros.

Había un claro deseo de llegar y conquistar al público nuevo, al que no va a los torneos, a quienes no son jugadores habituales, motivo por el cual se realizaron actividades, charlas, demostraciones, talleres, conferencias, documentales y muchos premios. Los platos más fuertes de la feria (además de las demos exclusivas) fue la presencia la voz oficial de Super Mario, don Charles Martinet y el actor de doblaje Sebastián Llapur, voz de Marcus Fenix (Gears of War) para América Latina.

El nivel de convocatoria fue inmenso, superando las expectativas de hasta el más optimista. Un importante número de asistentes estaba compuesto de jugadores tradicionales, gente que lleva años en el mundo gamer y que vive de manera cercana con este mundo... pero la mayor parte de quienes visitaron el festival lo hizo para acompañar a sus hijos o sobrinos o para compartir por primera vez de un  evento en familia. Los torneos desarrollados funcionaron sin grandes complicaciones y el momento culmine se vivió la noche del sábado con las finales de las copas de fútbol en el escenario principal narradas por un profesional (el trovador del gol, Alberto Jesús López).

La mencionada convocatoria generó inconvenientes. La entrada al evento no fue expedita el día viernes -el resto del fin de semana se desarrolló con normalidad- mientras que el proceso y las filas relacionadas a los autógrafos pudo haber sido mejor organizada, sin que estas filas fueran muy claras, elementos que aprovecharon para colarse y prolongar aún más la espera de los afortunados que alcanzaron a hablar con Mario o Marcus. Por otro lado, la programación no estaba clara o explicitada dentro del recinto, mientras la porfía de algunos asistentes fuera del recinto era impresionante, negándose a creer que las entradas estaban completamente agotadas.

Además, la masiva presencia de público hizo que -en los momentos peak- el lugar se hiciese pequeño. Ahora, conociendo la gran llegada que tuvo el evento demuestra que se debe realizar su siguiente edición en un recinto más grande, además de comprobar que existe mercado y público en Chile para eventos de estas características. De hecho, gracias a lo logrado (y demostrado), resulta muy factible que en la versión 2013 más empresas internacionales digan presente con juegos, exclusivas y novedades.

La clave del evento y su relevancia fue su identidad: fue para la gente, para la familia, para quien haya o no jugado videojuegos en su vida y quisiese verlos de una manera amistosa y cercana. No se trataba mostrando ese mouse de última generación, de torneos internacionales ni de ser sólo para jugadores hardcore. Lo central no era competir, no era mostrar sólo tecnología de punta, no era sólo para videojugadores; literalmente fue pensado en llegar a la mayoría, en hacerlo para todos, contando con un interesante espíritu inclusivo.

No fue un evento perfecto pero, sumando y restando, FestiGame 2012 fue un éxito, logró generar un importante y positivo impacto en quienes no son videojugadores asiduos, proporcionando una excelente oportunidad para que los integrantes de la escena y la industria chilena pudiesen conocerse y/o afianzar sus nexos. Hubo inconvenientes, situaciones y cosas que mejorar; la misma organización a través de Tabaré Couto confesó que se trataba de un salto de fé, que era primera vez que realizaban un evento de esta envergadura pero que lo hacían con muchas ganas y deseos de generar precedentes; viendo sus pro y contras, decididamente creo que lo lograron.

Para la gran mayoría de los asistentes, FestiGame le hizo honor a su nombre: el evento fue una fiesta... un noble e interesante esfuerzo que concentró a más de 25 mil personas durante 3 días.

Link: Todo sobre FestiGame en Niubie

powered byDisqus