NB Labs: Mark of the Ninja

Silencio, sigilo y precisión. Un ninja siempre acecha desde la oscuridad.

Plataformas: Xbox 360
Desarrollador: Klei Entertainment
Distribuidor: Microsoft Game Studios
Precio: 1200 MS points

Klei Entertainment, los muchachos tras la saga Shank, son el estudio a cargo de Mark of the Ninja, un juego que revitaliza y aprovecha de manera muy inteligente el concepto de los juegos de sigilo.

En Mark of the Ninja tomaremos el control de un guerrero que debe tomar venganza, adentrándose en un edificio lleno de guardias y sistemas de seguridad. Si bien el juego ofrece más que eso en su narrativa -de hecho, es sólo su comienzo- su atractivo descansa en su motor de juego que a pesar de ser en 2D utiliza convenciones del género del sigilo (stealth) incluye varios trucos nuevos con una impecable implementación.

Nuestro personaje cuenta con un interesante abanico de movimientos -adquiriendo más a medida que avanza el juego-, los cuales le permitirán pasar desapercibido y eliminar rivales, todos ellos contando con la oscuridad y la precisión como elementos fundamentales. Si bien puedes intentar avanzar sin esconderte, el modo de juego castiga la frontalidad y fomenta el silencio y el cuidado (mientras más rápido te mueves, más ruido generarás), aprovechando inteligentemente el uso de luces, colores, detalles del ambiente y más. Tanto sigilo tiene un propósito: pasar desapercibido y -de quererlo así- eliminar guardias y rivales sin que ellos tengan idea qué fue lo que los golpeó.

Los mencionados movimientos -que nos recordarán a Batman o al buen Solid Snake- van desde saltar, pasando por trepar paredes, parapetarse tras muebles o puertas, esconder cadáveres de rivales o usarlos como carnada, hasta apagar luces para confundir a los guardias... y esa es una de las interesantes novedades de Mark of the Ninja: el uso de los sentidos. El juego lidia y demuestra nuestra apreciación de la luz, si estamos en un ambiente oscuro, el campo de visión de nuestros rivales e incluso la posibilidad de distraerlos provocando sonidos. Este título grafica -a través de indicadores y señales en pantalla- si estamos siendo sigilosos y si nadie nota nuestra presencia.

Cada misión cuenta con objetivos secundarios (como ítems escondidos, rescatar aliados y más) los que aumentan el puntaje final de cada nivel y permiten adquirir nuevas habilidades que serán bastante útiles. Resulta bastante interesante como el juego lidia con el ensayo y error, haciendo ver al jugador que hay varias maneras -sí, más de una- de atacar o de avanzar, invitando al jugador a conocer los escenarios y sacar provecho de ellos y de los movimientos del personaje.

Visualmente Mark of the Ninja cuenta con un diseño que bebe del espíritu de Shank, incluyendo secuencias animadas llenas de estilo y toques de violencia que no sólo veremos a nivel narrativo sino que también -de manera breve- al ejecutar rivales. El uso de colores es extremadamente inteligente, combinando su ejecución desde creativo y lo práctico, llenándose de pequeños detalles que nos indican la presencia y/o posición del enemigo (y viceversa) y brindando animaciones de calidad.

Sus controles complementan a la perfección la identidad del motor de juego; requieren tiempo y es necesario acostumbrarse a ellos pero, una vez ocurrido eso, estamos ante un título que pide y puede entregar precisión. Puedes llegar a maldecir, cometer errores y ser descubierto pero si esto llega a pasar será por enfrentar de manera equivocada el escenario de batalla o por hacer un movimiento equivocado, no por responsabilidad del control.

El sigilo funciona, el juego no luce poderoso o impactante de buenas a primeras pero esa impresión es engañosa. El juego tiene mucho que dar, mostrar y ofrecer, acercando a jugadores a un género que agradece su propuesta y sus nuevas ideas. Sin embargo, Mark of the Ninja tiene problemas como su duración (6 a 8 horas, nada más), probablemente algunos jugadores necesitarán tiempo para ver si caen presa de sus características y encantos. También es cierto que su historia no destaca mayormente, que su estilo de juego (ensayo y error) y algunos de sus puzzles (por dificultad pero especialmente por, a veces, cortar el ritmo del juego) no es para todos y puede alejar a quienes no tengan mucha paciencia o tiempo para analizar bien sus pasos a seguir.

Su concepto no es nuevo pero su implementación tiene novedad, es breve pero ofrece un modo New Game + para vivir el juego otra vez pero con todas las habilidades, sus gráficas son en 2D pero cuenta con un gran trabajo de diseño y animación, es un juego de ninjas y sigilo pero cuenta con frescura, identidad propia y gran ejecución.

Mark of the Ninja no es un juego para todos... pero intenta ampliar su público sin comprometer su dificultad y motor de juego; propone, ejecuta y ofrece. Atractivo, entretenido y (si tienen el mínimo de paciencia y tolerancia a la frustración leve) muy recomendable.

Ver en YouTube

Lo imperdible:

- Brinda ideas y frescura al género del sigilo con una gran ejecución
- Gran uso de los medios visuales y de los colores, además de un gran trabajo de diseño
- Controles precisos

Lo impresentable:

- Frustración leve por su tipo de gameplay y algunos de sus puzzles
- No es muy extenso (6 a 8 horas)
- Al igual que Dust: An Elysian Tale, contó injustamente con poca promoción previa

¿Qué significa esto?

powered byDisqus