BGS 12: Así fue el Brasil Game Show 2012

Estuvimos presentes en el evento de videojuegos más importante de Latinoamérica. Detalles, impresiones y muchas imágenes a continuación.

El Brasil Game Show comenzó en 2008 y su crecimiento ha sido explosivo. Convocó a cerca de diez mil personas su primer año (cuando aún se llamaba Rio Game Show) para citar en 2012 a más de ochenta mil asistentes. Es prueba del gran crecimiento de la industria en la región y el calibre de los asistentes no hace más que comprobarlo.

Durante cuatro días, empresas de renombre mundial se reunieron junto a interesantes esfuerzos de desarrolladores locales, con un nivel de despliegue que podría llegar a igualar al gamescom en unos años más. En lo referido a la prensa, todo funcionó bastante bien, brindando apoyo e instrucciones a quienes (como yo) manejan de manera extremadamente limitada el portugués.

BGS es la única feria de videojuegos abierta al público donde los tres grandes del mundo consolero dicen presente; a ellos se unieron Capcom, Square Enix, Namco Bandai, Ubisoft, Bethesda, 2K Games, Activision, Konami, Codemasters, EA y WB Games. Tantos expositores requieren un lugar amplio... y el centro de convenciones de Sao Paulo (el Expo Center Norte) resultó ser el sitio ideal: un enorme recinto de 35 mil metros cuadrados el cual permitió instalar grandes stands, contar con amplios pasillos y dar abasto al gran número de asistentes.

Tras la conferencia de Sony, llegó el momento de recorrer el recinto. Si no es por el idioma, el lugar evocaba los recuerdos de la memoria colectiva de pasadas ediciones del E3 donde -repito- la palabra "despliegue" resume excepcionalmente bien la identidad del evento. Al ingresar y tras dar apenas unos pases la ambición del BGS y de los expositores se hizo evidente: animatronics y guapas modelos se mezclaban con brillantes y efectivos stands.

Konami daba la bienvenida ubicando su caseta en la entrada, exhibiendo demos jugables de PES 2013, ZoE HD, Castlevania: Lords of Shadow - Mirror of Fate (prometedor) y Metal Gear Rising: Revengeance. Destinaron sus esfuerzos a destacar a PES -que este año cuenta con los equipos de primera división del Brasil- y a promocionar con todo la demo de Rising, donde Raiden cercenaba todo a su paso y acallaba dudas, luciendo como un título.

League of Legends contó con un gran stand, contando con videos, torneos y demostraciones en vivo (además de bellas modelos disfrazadas de enfermeras). Capcom por su lado llevó demostraciones jugables de Lost Planet 3 (inconsistente, poco sentido del ritmo y pinta como un mal refrito de la saga más elementos de Gears of War), DmC (que, les guste o no, va por excelente camino haciendo tributo a los mejores elementos de sus pasadas entregas) y Resident Evil 6. Además, la empresa nipona llevó a cabo las finales regionales de sus títulos de combate (Super Street Fighter II: Turbo, Street Fighter x Tekken, Street Fighter III: 3rd Strike y Super Street Fighter IV: Arcade Edition Ver. 2012).

Una de las demos destacadas era la de Injustice, contando con personajes recién revelados (como Green Arrow). El motor de juego descansa en lo establecido por Mortal Kombat (2011), brillando por el buen diseño de los escenarios, lo impactante de sus movimientos especiales -utilizando hasta el batimóvil para golpear al rival- y, a pesar de la ausencia de sangre, lo brutal de sus ataques.

Bethesda y 2K exhibieron sus apuestas para finales de este año (Dishonored y Borderlands 2), mientras que Namco Bandai promocionó Tekken Tag Tournament 2 con la presencia del gran Katsuhiro Harada, hombre fuerte de la saga. Activision se robó la atención con -era que no- una demo multijugador de Black Ops II, título que sigue de cerca lo realizado por el juego en 2010; luego de contemplar y jugar algunas partidas en Deathmatch, este título parece dar en el clavo entregando lo que los fans buscan. El modo multijugador es rápido, preciso, con algunas ideas frescas que aportan pero no lo alejan de su identidad.

Ubisoft contó con una demo jugable de Assassin's Creed III, un título que -en el poco tiempo que pudimos jugarlo- sigue la senda y la identidad que le caracteriza, pero con mayor despliegue. Pequeños grandes detalles, aspectos técnicos y jugables además de mejoras al motor de juego lo posicionan como una gran promesa, contando con todo el potencial para ser el mejor y el más ambicioso título del credo de los asesinos. Square Enix exhibió a Sleeping Dogs y videos de sus próximos títulos: Hitman: Absolution y Tomb Raider.

EA hizo de las suyas enfocando la mayor parte de sus esfuerzos en FIFA 13, contando incluso con la visita del ex-seleccionado brasileño Denilson. Además de realizar la Copa Sao Paulo, EA brindó demos jugables de Most Wanted, Medal of Honor: Warfighter y Battlefield 3; tanto NFS como MoH contaban con demostraciones algo más actualizadas a lo presentado en la pasada edición de Showcase, muy cercanas a la versión final y confirmando apreciaciones previas (MoH intenta pero a grandes rasgos queda a la sombra de Battlefield 3 y Most Wanted bebe directamente de Burnout Paradise y luce prometedor).

Sony explotó todo lo que tiene a mano: además de juegos consolidados (Uncharted 2 y 3, Killzone 3, Golden Abyss y títulos de la saga MotorStorm) contaron con demos de PlayStation All-Stars Battle Royale, LittleBigPlanet Karting y God of War Ascension, tanto en su modo historia (la demo de la conferencia de Sony) como con su modo multijugador. Sin dudas Ascension es la bandera de batalla de Sony (contando incluso con un Kratos gigante) y por lo que pudimos probar, entregará exactamente lo que los fans de la saga esperan.

Justo en frente, Nintendo también capturó muchísima atención, especialmente con las mejores modelos del evento la posibilidad de jugar Wii U. Varios títulos estaban disponibles, incluyendo Super Mario Bros. U (cumplidor, tal cual lo que se imaginan y llenos de detallitos en ambas pantallas), Nintendo Land (mejor de lo que pensé, bien entretenido), Ninja Gaiden 3 (muchos aspectos corregidos y boobies bailarinas), Rayman Legends (espectacular de dos jugadores, uno controlando al personaje y otro al escenario, excelente) y The Wonderful 101 (difícil de describir pero de gran potencial). Los controles son livianos, cómodos si se sujetan de la manera correcta y la pantalla táctil cuenta con un input-lag bajísimo, prácticamente imperceptible.

Por otro lado, debo decir que ZombiU me sorprendió de dulce y agraz; el juego a ratos parece tener parte del ADN de Red Steel, contando con buenas ideas bien implementadas, con una clara sensación de riego para el jugador... pero contando con decisiones cuestionables como -por ejemplo- que nuestro personaje no puede correr. Está bien, entiendo que aumenta la sensación de angustia y es un riesgo creativo que busca favorecer la vulnerabilidad de nuestro personaje pero que quizás a la larga le termine jugando en contra.

Finalmente Microsoft hizo gala de una demo multijugador de Halo 4, sin dudas su punto de mayor atención. El título luce muy bien visualmente y en su modo de juego el cambio de desarrollador no parece haber generado consecuencias negativas. Fuera de Dance Central 3, fue evidente que lo exhibido por MS fue poco contra Sony y Nintendo; Fable: The Journey, Forza Horizon y Nike+ Kinect Training no fueron suficientes para llamar de manera poderosa la atención de los asistentes.

El primer día del show fue exclusivo para prensa y la oferta de juegos y stands era tal que, honestamente, uno sentía que se quedaba corto. A contar del día dos, el público inundó los pasillos, haciendo que los 35 mil metros cuadrados se sintiesen como una caja de zapatos. La organización no sufrió contratiempos visibles a la prensa; debo destacar la integración a personas con limitaciones físicas mientras que todos (incluyendo a las modelos) tenían simpatía y voluntad a toda prueba.

Si este evento es un claro adelanto de lo que viene para América Latina, no puedo esperar que el futuro llegue pronto. Los dejamos con una enorme galería de imágenes que retrata lo acontecido en Sao Paulo.

Link: Brasil Game Show en Niubie

powered byDisqus