NB Labs: Doom 3 BFG Edition

Porque a veces el tiempo hace bien.

Plataformas: Xbox 360 (analizada), PS3 y PC
Desarrollador: id Software
Distribuidor: Bethesda

A finales del pasado mes de mayo, Bethesda e id Software anunciaron de golpe y porrazo Doom 3: BFG Edition, compilado que incluiría los dos primeros episodios de la mítica saga de FPS más una remozada versión de su tercera entrega. Hoy contamos con la versión final del juego que, sin dudas, deja un buen sabor jugón.

La versión original de Doom 3 apareció hace ya más de 8 años (finales de agosto de 2004), narrando desde una nueva perspectiva los sucesos del primer juego de la saga; extraños fenómenos en el planeta Marte terminan por transformarse en una puerta al infierno de la cual aparecen criaturas monstruosas. Su ritmo narrativo es lento, a veces un pelito formal y anticuado (delegando hechos a anotaciones, archivos de audio, etc.)... pero en ningún momento BFG Edition tuvo por objetivo reinventar eso; es un título con aspectos conocidos y con pequeños cambios que, al sumar su sutileza, ayudan a potenciar el material original.

El cambio más visible de Doom 3 es su nuevo aparatado gráfico. Las visuales -a grandes rasgos- acusan el paso del tiempo de una extraña manera; es una suerte de recuerdo maquillado que se ve como recuerdas pero quitando varios de los "peros" que recuerdas. La mayor parte del tiempo, Doom 3 corre a 60 cuadros por segundo -el cual cae y se tranca al pasar por ciertas puertas-, contando con varias texturas muy bien trabajadas.

Muchas de las pantallas con las que tendremos que interactuar, armas, textos y avisos importantes lucen muy bien al igual que los objetos/personajes más visibles. El resto de las visuales (texturas de elementos secundarios del escenario, la ropa de algunos personajes, etc.) cuenta con una menor calidad gráfica que no destiñe mucho pero sí genera un golpe al compararlos con los elementos que fueron trabajados "con todo el HD".

La identidad de Doom 3 se basaba en el trabajo de luz y sombra, cosa que continúa en esta versión. No abundan los escenarios amplios ni los numerosos ataques de enemigos; pasillos breves, espacios cerrados y mucha oscuridad alimentan un modo de juego que intenta sorprender mientras las balas tienden a hacerse cada vez más escasas. Precisamente por el lado de luces y sombras viene otro de los cambios más notorios... el uso e implementación de la linterna.

Al contrario de la mayoría de los FPS modernos, el modo de juego de Doom 3 no cuenta con un botón para apuntar... y este rol es el que toma la linterna. Ahora si podrás utilizarla al mismo en conjunto con un arma y a pesar de continuar contando con unas baterías de breve vida útil, presenta un importante cambio al modo de juego. Además de contar con la expansión Resurrection of Evil, BFG incluye como extra especial Lost Missions, entregando nuevas misiones y contando lo sucedido con el equipo Bravo... y a pesar de no ser brillante ni de larga duración, si aporta con nuevos aires, más horas de juego y los mismos puntos altos de esta versión de Doom 3.

Esta edición presenta más cambios jugables y actualizaciones visuales (como una sana cuota de Motion Blur cuando la cámara se mueve rápido y completa compatibilidad para TVs y monitores 3D) pero sigue descansando en un tenso y pausado modo de juego en el que la regeneración automática de energía no existe, brindando una constante y palpable sensación de vulnerabilidad. El audio ha envejecido bien; suena de maravillas, con diálogos limpios y bien actuados, sonidos distintivos y adecuados en la gloria y majestad del Dolby Digital pero algunos de ellos hoy me parecen carentes de fuerza, del punch necesario... especialmente los disparos. Este aspecto algo apagado del audio se une al estilo de generar terror; no genera el miedo ni los brincos de antaño pero efectivamente alcanza a tensar el ambiente y al jugador, haciéndote caer en la química de su estilo.

Además, Doom 3 cuenta con un modo multijugador que no es ninguna revolución pero cumple su objetivo. Cuenta con los ya clásicos modos de juego (Deathmatch, Team Deathmatch, Last Man y Tourney), resultando una adición adecuada. Esta nueva versión de Doom 3, BFG Edition también incluye los dos juegos originales en sus versiones descargables para XBLA. Si disfrutaron de ellas previamente, ya saben a lo que van: fieles reflejos de la saga por allá en los años 90 más algunas cosillas extra como Thy Flesh Consumed de Ultimate Doom y No Rest For The Living de Doom 2. Contenido adicional, títulos clásicos, mejoras visuales y cambios de gameplay a Doom 3 y otras hierbas hacen que este compilado sea atractivo más no perfecto.

Queda claro que Doom 3 no es un simple port más, pero algunos problemas de optimización hacen que BFG Edition sufra inconvenientes. Fuera de pequeños saltos en su tasa de cuadros por segundo, esta edición de Doom 3 detiene la acción al momento de grabar en los checkpoints, los controles no son personalizables, el trabajo de sombras no es tan acabado como en la versión original de PC y algunos tiempos de carga pueden estirarse más de lo normal. Por otro lado -y si bien es un detalle menor- no podrás jugar Doom ni Doom 2 si instalaste BFG Edition en el disco duro de tu 360, obligando a correr el juego desde el disco óptico, además de no tener la posibilidad de retornar al menú principal; si quieres jugar otro de los Doom incluídos hay que reiniciar la consola. Finalmente las nuevas misiones (Lost Missions) sin dudas son un aporte pero algunos jugadores ya han comprobado en video que son una suerte de ensalada del modo historia, narrando sucesos nuevos reutilizando escenarios y lugares pero en distinto orden.

Tiene problemas, algunos elementos no han envejecido de lo mejor y ciertos aspectos se sienten añejos... pero a la larga no son un problema. Doom 3 BFG Edition no busca capturar nuevos jugadores ni fans jóvenes que buscan "un nuevo FPS"; esta edición es una celebración de la saga, de su legado de dos décadas y es un festín para quienes han crecido ella, invitando a redescubrir la tercera entrega con sus cambios y mejoras. Esta edición demuestra que los cambios son bienvenidos si mantienen el espíritu del juego original potenciando ciertas áreas que podían dar más y que fórmulas antiguas pueden envejecer con dignidad y clase.

No es un compilado perfecto... pero es perfecto para quienes quieren un compilado de la saga, especialmente en consolas. Si son fans de Doom, BFG Edition es -sin dudas- para ustedes.

Lo imperdible:

- Interesante compilado, ideal para los fanáticos de la saga de id Software.
- Ideas y mejoras técnicas refrescan la cara de Doom 3.
- Buen precio por gran cantidad de contenido.

Lo impresentable:

- Algunos problemas de framerate e interrupciones al salvar las partidas (en Doom 3).
- Menús toscos y conflictos al instalarlo en el disco duro de Xbox 360
- No existe la opción de personalización de controles.

¿Qué significa esto?

Ver en YouTube

powered byDisqus