NB Labs: FIFA 13

Lo impredecible del fútbol en su máxima expresión.

Plataformas: Xbox 360 (analizada), PlayStation 3, PC, Vita, Wii
Desarrollador: EA Canada
Distribuidor: EA Sports

Por primera vez después de varios años, FIFA pone sobre la mesa cambios visuales que de verdad resaltan a simple vista: ahora, los partidos a plena luz del sol tienen una iluminación bastante más realista. Jugar partidos de medio día con la camiseta celeste del Manchester City o la rayada del Athletic Bilbao para algunas personas puede ser algo molesto a la vista, tal como ver una transmisión televisiva.

Lo anterior lo quiero destacar como una muestra de lo que pretende buscar el equipo de EA Sports con FIFA 13, acercándose mucho más a una experiencia de juego realista, poniendo énfasis en cuestiones que en títulos anteriores de FIFA se tocaban muy por encima. Principalmente, los nuevos agregados apuntan, tal como se viene anticipando desde hace meses, a la aleatoriedad del juego, incluyendo un comportamiento mucho más humano de los jugadores.

Humanizando el deporte virtual

Para quienes acostumbren a jugar con equipos tipo Barcelona, Manchester City, Real Madrid o Juventus probablemente la diferencia sea más sutil, pero ponerse al mando de equipos de medianía de tabla deja sensaciones muy diferentes a anteriores juegos de la serie FIFA. Siempre fue posible tomar a un equipo de segunda división y llevarlo a la gloria, conquistar Europa y ser el mejor de los mejores; en FIFA 13 eso se convierte en una tarea titánica.

Durante las primeras horas de FIFA 13, la verdadera batalla es acostumbrarse al Control al Primer Toque, una nueva característica sobre la cual -irónicamente- el jugador tiene muy poco control. Parar un balón sin tener rivales cerca es algo relativamente simple, pero las cosas cambian y no poco cuando ese control hay que hacerlo en movimiento y en espacios reducidos. De la misma forma, armar juego en tres cuartos de cancha a veces puede ser una odisea, especialmente cuando uno cree que tiene todo a su favor hasta que el jugador que va corriendo con pelota dominada hace un mal toque y se le va larga.

La nueva interacción entre pelota y jugador también afecta al juego defensivo. La defensa táctica introducida el año pasado se mantiene con algunos ajustes que la hacen parece menos exigente, pero como nunca antes, reventar la pelota es muchas veces la mejor opción para repeler un ataque. Y de la misma manera, se incentiva la concentración del que defiende y que esté siempre atento a que el rival se duerma y se le arranque el balón. FIFA 13 juega mucho con las físicas de la pelota, que dependiendo del jugador puede parecer o un globo o un imán pegado al zapato.

Por otra parte, hay nuevas herramientas de juego para contrapesar la relativa mayor dificultad. Algunos de los controles introducidos en FIFA Street se hacen presente aquí, y presionando los dos gatillos al mismo tiempo los jugadores se mueven de forma lateral encarando siempre al defensor que está al frente. Como lo mencioné más arriba, durante las primeras horas de juego algunas cosas pueden parecer superfluas, pero no es hasta que se logran dominar los nuevos controles cuando se le empieza a sacar el verdadero jugo al fútbol que ofrece FIFA 13.

Y para ir dominando los controles, nada mejor que los nuevos juegos de habilidad que ahora reemplazan las pantallas de carga de jugador versus portero. Los juegos de habilidad consisten en pruebas futbolísticas de todo tipo, desde driblear conos, tirar centros, o hasta meter penales dentro de tarros de basura en un lapso predeterminado de tiempo o con un número limitado de intentos. Los desafíos están divididos en varios niveles de dificultad que se van desbloqueando dependiendo del rendimiento y terminan siendo bastante útiles, tal como lo sería un entrenamiento formal.

Es importante recalcar que este FIFA no cambia radicalmente las bases de su juego, que se mantienen ahí y serán muy familiares para los asiduos a lo que ha sido la serie durante los últimos años. Lo que sí se altera es la forma en que el jugador tiene que entender el juego, apelando muchas veces a cuestiones que antes casi no tenían importancia para la gran mayoría, como ser algunas estadísticas específicas de los jugadores.

Y es que la inteligencia de ataque es otra de las novedades que pueden hacer la diferencia entre ganar y perder. Ahora los jugadores se mueven de otra forma al atacar sin balón, buscan de mejor manera los espacios, y dependiendo de los ajustes tácticos, pueden terminar desordenando al rival y generando peligro de forma "pasiva". Básicamente, todo se reduce a que la inteligencia artificial lee el juego de forma más humana, y aprovecha mejor los errores provocados por el rival al defender.

Por su parte, el motor de físicas de FIFA 12 definitivamente está mejor trabajado. Es innegable que los errores siguen presentes, pero es mucho menos frecuente ver colisiones y choques totalmente falsos entre jugadores. De hecho, ahora sí importa y mucho el tamaño de los jugadores cuando se disputan balones divididos, ya que el más pequeño generalmente tiene todas las de perder. Pero más importante aún, los impactos resultan realistas, quizás los más realistas jamás vistos en un juego deportivo, y estos afectan bastante a la forma en que fluye el juego.

Algo más que un lavado de cara

Los modos de juego no cambian mucho respecto de los que se vienen viendo hace rato en FIFA, aunque el Modo Carrera es el que probablemente ofrece más novedades. Lo principal es la posibilidad de entrenar una selección nacional en paralelo con el club, y con sus objetivos específicos como ser obtener resultados en las copas regionales o hasta en el mundial. El sistema de transferencias permite ofrecer jugadores en parte de pago, y a la larga eso lleva a una mejor gestión de los recursos del club, algo que en el pasado era particularmente complicado cuando se tenían equipos de presupuesto corto. Los fanáticos del Modo Carrera definitivamente van a sacarle el jugo a sus novedades.

El modo de Clubes Pro también recibió una modificación no menor: ahora, el Jugador Profesional Virtual se divide entre el modo de Clubes Pro y el modo Carrera. Las hazañas conseguidas en cada modo son independiente y exclusivas, por lo que ya se acabó el hecho de jugar partidos de 20 minutos contra la CPU, sacar 50 hazañas y luego aplicarlas al jugar en línea. A la luz de lo sucedido en años anteriores con los Clubes Pro, queda claro que esta decisión busca terminar con las trampitas y balancear un poco más un sistema de juego entretenido que muchas veces se empaña por culpa de los tramposos.

Lo que este año se presenta como una novedad en el Match Day es en realidad una nueva versión del Adidas Live Season que hasta hace algunas temporadas era de pago. Básicamente, lo que hace el Match Day es ir actualizando estadísticas de jugadores y equipos en base a su rendimiento semanal en las diferentes ligas en competencia, algo que seguramente quienes quieran tener su juego con los datos lo más al día posible.

En Latinoamérica hay una novedad importante respecto a los relatores de FIFA 13. Como ya se sabía de hace tiempo, Mario Kempes y Fernando Palomo son los nuevos narradores del juego, junto a Ciro Procuna que da algunos -escasos- comentarios como informador al borde de la cancha. Esto, sumado a los marcadores de ESPN en pantalla, al cuarto árbitro indicando los cambios y a los jugadores haciendo el calentamiento previo al costado del campo, definitivamente renuevan la presentación visual de FIFA 13 y lo hacen sentirse mucho más cercano a las transmisiones televisivas. Eso sí, por ser el primer año de Kempes, Palomo y Procuna como relatores el repertorio de frases y nombres de jugadores parece escaso al lado del de Bermúdez y Peláez, pero aún así el cambio era necesario y que mejor que poner al micrófono a tipos que son de lo mejor en el continente.

La magia de lo impredecible

FIFA 13 sigue la estela de lo que han sido la serie en esta generación de consolas. Es cierto, EA Sports ya demostró lo que vale un FIFA y a estas alturas el espacio de mejora es cada vez más acotado, pero definitivamente FIFA 13 refina y hace más pulido todo lo presentado en FIFA 12. En esta versión, todo se siente diferente porque se humaniza el deporte virtual y nos recuerda a todos que los jugadores de la elite del fútbol mundial siguen siendo seres humanos que pueden tener un mal día y ser una sombra en la cancha. O al revés, tipos que nunca van a llegar a la crema y nata del fútbol pero que en una tarde de gloria meten un gol inimaginable; el fútbol es un deporte donde el azar juega parte importante y por eso es el que tiene más adeptos en el mundo.

FIFA 13, aún con sus errores y sus cosas mejorables, basa su excelencia en ser un muy fiel reflejo de lo impredecible de un partido de fútbol; para los fanáticos del deporte, eso nunca puede ser algo malo. Como ya es una sana costumbre en la franquicia, FIFA otra vez entrega un juego excelente.

Lo imperdible:

- El Control al Primer Toque y la Inteligencia de Ataque son un hit instantáneo
- Las interesantes novedades en el modo de Carrera y los Clubes Pro, incluyendo al Jugador Profesional Virtual
- Fernando Palomo y Mario Kempes en los relatos
- El fútbol virtual en su mejor versión

Lo impresentable:

- Querido EA Sports: los menús necesitan renovarse. Gracias.
- Kinect no habla en español latinoamericano


¿Qué significa esto?

powered byDisqus