NB Labs: Dance Central 3

Kinect, baile, agencias secretas y viajes en el tiempo. Sí, leyeron bien.

Compuesto para: Xbox 360 - Kinect
Interpretado por: Harmonix (ft. Blackbone)
Sello: Microsoft

Sin lugar a dudas Dance Central es la saga más emblemática y popular de juegos para Kinect. Tras un primer título que cumplió con las expectativas y una secuela que sumó nuevos elementos a la fórmula, llega su versión 2012. Variables más lúdicas y mayor desarrollo a ideas previas aparecen en su playlist de características, intentando ser un nuevo longplay... no un simple refrito de remixes.

La idea de esta tercera parte sigue siendo la misma de siempre: nuestro objetivo es imitar los movimientos que aparecen en pantalla con la mayor precisión posible. Además de contar con niveles de dificultad, cada canción a su vez tendrá su nivel propio basado en su ritmo y velocidad.

Antes de revisar las opciones, las características o cualquier cosa, un fan de los juegos de baile se fija en lo más importante: las canciones. El listado -compuesto por 46 temas- intenta apelar a todos los jugadores y a todas las edades con clásicos como YMCA de Village People o Ice Ice Baby de Vanilla Ice; también hay  tonadas más actuales como On the Floor de Jennifer Lopez, Sexy and I Know it de LMFAO o Moves Like Jagger de Maroon 5. Dejando de lado la vergüenza, los gustos musicales propios y gracias a atractivas rutinas, más de alguna canción claramente pasará a ser un placer culpable... eso si, tras mucha práctica.

Dance Central 3 sigue la línea de dificultad de su predecesor; jugar en dificultad "Fácil" no asegura nada. Claro, hay temas sencillos y de menor tempo (especialmente algunos de los 70's), pero el juego no es un paseo por el parque; su modo de juego nos recuerda que bailar -en serio- es complicado, una tarea que requiere tiempo, mucha práctica, precisión y control sobre tu propio cuerpo. Nuevamente el modo Break It Down viene a ser un auxilio y un necesario tutorial... uno que nos deja en mejor pie para enfrentar el desafío bailarín.

Con la intención de reinventar las convenciones de la saga y los juegos de baile en general, esta tercera parte cuenta con un inusual modo historia en el que tomas el rol de un agente de la Dance Central Intelligence cuya misión es detener al Dr. Tan y su "Project Lockstep". La historia no resulta mega-entretenida, parece sacada de una fantasía del opio y difícilmente enganchará a alguien, pero cumple a la perfección con entregar sentido común e hilo conductor a los temas y distintos estilos musicales presentes en sus canciones.

Continuando en los modos de juego, cabe destacar que el ramillete ha crecido. El modo Crew Throwdown permite que compitan desde 2 a 16 jugadores en equipos, intentando explotar a más no poder el potencial de party game que Dance Central posee. Por otro lado y para quienes crean que lo suyo es crear sus propias coreografías, el modo Make a Move permite interpretar tus movimientos para crear rutinas propias. El juego además cuenta con otros modos de juego (como el modo de ejercicio o Workout) que aumentan la variedad y el atractivo de un título que a vivas luces no desea lucir parejo.

Pasando a lo técnico, Dance Central 3 sigue con la línea caricaturesca de las pasadas entregas, con pequeños e interesantes guiños visuales a referentes de otras épocas (a través de detalles en el escenario y en algunas vestimentas, por ejemplo). Existe mayor trabajo gráfico en los ambientes, capturando bien el espíritu de cada era, mientras que la naturalidad del Motion Capture y del movimiento del personaje reflejo-guía resulta sorprendente en cada uno de sus detalles.

El audio cumple con holgura su importante rol secundario: las canciones suenan limpias, con fuerza y claridad, mientras los sonidos del ambiente efectivamente dan sentido de atmósfera. Las actuaciones y frases previas y post cada sesión de baile están ahí porque... bueno, no podía haber un simple vacío; siguen siendo un cliché que intenta "sonar cool" pero que en nada entorpecen la identidad del juego.

Cuando pasamos a los controles -aspecto primordial y absoluto en este tipo de juego- vemos a Kinect en su efectividad máxima. No se percibe lag, pide precisión como también la entrega, derivando la causa de las quejas a la falta de práctica, a la complejidad de los movimientos o factores similares. Hay detalles y cosas mínimas a mejorar, pero la detección de movimientos efectuada por Kinect en este juego diría está en su capacidad óptima.

Punto aparte es la posibilidad de interactuar con la nueva tecnología SmartGlass. A través de esta aplicación podemos acceder a Party Time DJ, con el cual se pueden crear listas de reproducción con nuestras canciones favoritas, adquirir DLCs para este título, cambiar la dificultad o ver las calorías quemadas en la semana. No es nada revolucionario ni necesario, pero ayuda a simplificar y facilitar la experiencia a través de sus opciones. Además (y tal como en DC2) puedes importar las canciones y DLCs de las pasadas entregas (pero ojo, debes cancelar 400 MSP).

Este título parece a primera vista muy similar a Dance Central 2; en el fondo no lo es tanto, profundizando en opciones y brindando novedades, pero la primera impresión engaña y oculta esos avances. El listado de canciones es amplio en épocas y estilos (muchos agradecerán la inclusión de un famoso de Need for Speed: Underground) pero me parece tiene algo menos de punch que la pasada entrega.

Algunas canciones (como Everybody de Backstreet Boys) no parecen tener una clara conexión entre la identidad de la canción y los movimientos de su rutina de baile, mientras que algunos personajes tienen un extraño rostro (que llegan a dar miedo). El juego es exigente, pidiendo esfuerzo, tiempo y compromiso por parte del jugador... como también tolerancia a los errores propios; varios pasos de baile -incluso en Easy- no son completamente intuitivos, necesitando de una paciencia que no todos tienen, atentando además en algo con su espíritu de party game (donde el tiempo para practicar es reducido). En esto no ayudan algunos tutoriales; si bien son pocos, a veces la complejidad de lo que debemos ejecutar supera lo que el tutorial es capaz -como tal- de entregar

Detalles más, detalles menos, Dance Central 3 continúa su senda conocida. No hay grandes mejoras ni ideas frescas, quizás porque no había mucho espacio para mejoras. Es un juego que intenta llevar un poco más allá su propia fórmula, puliéndola lo más posible. Para disfrutar al máximo este título hay que olvidarse de las frustraciones y del sentido del ridículo; si logran hacerlo, Dance Central 3 continúa explotando la universalidad de la música y el baile, el jugar con amigos y pasar un buen rato.

Puede parecer casual pero requiere invertir tiempo como si fuese hardcore, siguiendo con esa identidad que más allá de los prejuicios puede ofrecer jornadas llenas de diversión.

Lo imperdible:

- La idea de Dance Central en su máxima expresión; ideal para reuniones de amigos
- Buena excusa para hacer ejercicio y aprender nuevos pasos de baile
- Notable trabajo en las animaciones y la captura de movimiento de los bailarines
- 100% en español

Lo no tan imperdible:

- Algunos pasos de baile son bastante complejos, requieren de mucha práctica y frustrarán a más de alguien

Lo impresentable:

- Justin Bieber (de nuevo)
- Los menús siguen siendo algo complejos
- Justin Bieber (de nuevo)

¿Qué significa esto?

Ver en YouTube

powered byDisqus