NB Opinión: ¿Qué carrera debo estudiar para hacer videojuegos?

Ciro Durán, de El Chigüire Literario, aborda una pregunta clave que todos nos hacemos al menos una vez en la vida.

I

Roberto está terminando su bachillerato y ya tiene idea de lo que quiere hacer: juegos. Ha pasado tanto tiempo jugándolos en su computadora o en su consola que por su mente ha pasado muchas veces la sensación de que puede mejorar esos juegos. También puede ser que comienza a conseguir inspiración para un juego en todos lados. Puede ser que haya hecho un intento por aprender a programar, y así adquirió la noción de que una carrera universitaria relacionada con computación (ej. ingeniería, licenciatura, informática, sistemas) le va a dar el conocimiento necesario para hacer videojuegos y poder entrar en una empresa. Y con esa perspectiva del futuro tan clara, se dedica a estudiar para pasar el examen de ingreso a la universidad.

Roberto entra a la universidad y se da cuenta a medida que pasa el tiempo de que en el pensum de la universidad no se ve por ningún lado alguna materia que esté relacionado con videojuegos. Las materias tienen que ver principalmente con matemática discreta, construcción formal de algoritmos, arquitectura del computador o bases de datos (que en su fundamento es también matemática). Quizás con suerte un profesor dicte una electiva sobre videojuegos, pero la posibilidad de que eso pase no está bajo su control.

El resultado es que Roberto se desanima por su elección de carrera y eventualmente deja de pensar en juegos. Roberto “madura” y decide tomar alguna de las especializaciones que ofrece la carrera y se gradúa con muy buenas notas. Hacer videojuegos se convierte en el equivalente de formar una banda de rock o ser beisbolista.

II

La historia de Roberto tiene un poco de la mía y mucho más de las historias que he escuchado. Las causas por las que ocurre esto las estuve pensando y son muchas y relacionadas entre sí: falta de una canalización de vocaciones, no se sabe de la existencia de las empresas que hacen videojuegos, las universidades no enseñan materias relacionadas con videojuegos. Y aún así con todos estos problemas, el talento y el gusto por hacerlos existe. Asiste a una sede del Global Game Jam el próximo enero para que lo puedas constatar de primera mano.

Si yo pudiera darle un consejo a Roberto, sería que explorara opciones, que no se limitara a la parte computista. En el caso específico de la ingeniería de computación, y lo puedo decir de la propia experiencia, sí, da herramientas para iniciarse a hacer juegos, pero la universidad no tiene por qué graduarte como un programador de videojuegos: eso es tu responsabilidad.
Por otra parte, los videojuegos no se tratan solamente de programación, existe una multitud de talentos necesarios para hacerlos que no necesariamente tienen que ver con programación: se necesita del talento de un artista gráfico, de un músico, de un sonidista. Incluso el oficio más confundido de esta industria, el diseñador del juego, requiere de mucho más talentos que la sola programación. Así que hay muchas oportunidades para todos, incluyendo aquellos que no gustan o no disponen del talento para la programación.

III

Creo que también existe una confusión con respecto a la industria local. ¿Dónde trabajaría Roberto y todas aquellas personas que deseen hacer videojuegos? Eso es, al final de todo, la razón por la cual uno entra a la educación superior. Existen algunas empresas en Venezuela que hacen videojuegos, pero no tenemos el ecosistema de empresas como lo tienen los estadounidenses o los japoneses.
Si no hay empresas a las que puedas entrar a trabajar, ¿por qué no iniciar tu propia empresa? Por supuesto que hacer eso implica hacer muchas más cosas que dedicarse a hacer juegos, pero vamos, a menos que ya tengas una amplia experiencia haciendo juegos, lo cierto es que tienes muchas opciones por delante: esta es una más y es igualmente factible. El tema del modelo de negocio es discutido por varios desarrolladores independientes, y no es imposible hacerlo, tomando en cuenta que existen restricciones en cada país que nos impiden acceder a algunas tecnologías (Por ejemplo, en Venezuela existe una restricción de divisas). A fin de cuentas, la tecnología no importa tanto como sacar un producto que la gente quiera comprar, y en Internet hay mucha tecnología gratuita.

¿Qué opinas de esto?

Me gustaría saber qué opinas de esto. ¿Estás pensando en armar una empresa? ¿Migrarías al exterior en búsqueda de un empleo? Los comentarios están abiertos para discutir más acerca de ello.

powered byDisqus