El resumen más triste: Cinco estudios de desarrollo que desaparecieron durante el 2012

La historia de cinco desarrolladores que cerraron sus puertas este año.

A cada fin de año, se hace un recuento de los mejores en su respectiva clasificación, como bien lo hemos venido viendo en los Niubie Aguards. Sin embargo, también cada año hay un recuento más triste, que no es otro que el de los estudios que dejan de existir. Este año, un buen puñado de estudios dijo adiós, y con todo lo que eso conlleva: empleados despedidos, juegos cancelados, y proyectos a medio terminar.

En el siguiente resumen, los casos más llamativos de todos los estudios que durante el 2012 pasaron a mejor vida.
 

38 Studios (2006-2012)

El estudio fundado por el retirado beisbolista Curt Schilling debería ser recordado este año por Kingdoms of Amalur, un juego que tuvo una recepción rozando el sobresaliente en todas sus versiones. Sin embargo, posterior a ese juego todo fue caos para 38 Studios, y tanto así que la compañía no solo se declaró en bancarrota, sino que terminó en entredicho con el gobierno de Rhode Island por las gigantescas deudas impagas que propiciaron el desastre.

Estas deudas provenían de un préstamo de 75 millones de dólares que servirían para que 38 Studios trasladara sus instalaciones a la ciudad de Providence, en el estado de Rhode Island. Cuando el estudio no logró pagar una de sus cuotas, empezó a crecer la bola de nieve: los empleados también estaban impagos, y algunos integrantes de la plana ejecutiva empezaron a salir paulatinamente.

El problema no solo afectó a un estudio, sino a dos, ya que Big Huge Games (propiedad de 38 Studios y que había sido comprado años antes) también fue arrastrado en la caída y terminó desapareciendo. Finalmente, todo el personal de 38 Studios fue despedido, y el gobierno de Rhode Island junto a otras agencias iniciaron una investigación (sin resultados aún) para saber que fue exactamente lo que sucedió dentro de la compañía. Es casi normal que un estudio independiente termine así cuando tienen una mala racha de juegos, pero claramente ese no fue el caso de 38 Studios.
 

Zipper Interactive (1996-2012)

Antes de que Sony adquiriera a Zipper en el año 2006, este ya había sacado cuatro juegos de SOCOM para la marca PlayStation (tres para PS2, uno para PSP). Luego, bajo el alero de Sony, Zipper Interactive continuó trabajando tanto en SOCOM como en un juego que instaló un record en consolas, como ser los 256 jugadores simultáneos de MAG. Y además, lanzaron SOCOM 4.

Pero algo sucedió en Zipper que poco a poco fue perdiendo relevancia, aún cuando su experiencia en shooters no era menor: SOCOM 2 es uno de los juegos del género que más se recuerda de la generación pasada. El año pasado, SOCOM 4 terminó siendo un producto con un potencial poco explotado, y Unit 13 para PlayStation Vita corrió con la misma suerte. En vista de lo sucedido, en Sony decidieron echar el candado.

Un ex-empleado de Zipper contó -de forma anónima- algunos pormenores de lo sucedido con ese último juego para PlayStation 3: en Zipper habían muchos jefes y pocos obreros. Peor aún, algunos de esos jefes eran un verdadero Michael Scott, y los que tenían buenas ideas no eran lo suficientemente escuchados, por lo que terminaban desmotivándose a la hora de hacer el trabajo. La completa falta de dirección se vio reflejada en SOCOM 4, y como Sony prefería no competir con Call of Duty ("un juego que ayuda a vender la PS3", diría esa fuente anónima), nada mejor que sellar la suerte de Zipper Interactive.
 

Eurocom (1988-2012)

Para los estudios independientes, la principal razón de existir es hacer buenos juegos. En caso contrario, la sobrevivencia se hace muy difícil, algo de lo que pueden dar fe los pocos que quedan o los muchos que salieron de Eurocom, el estudio inglés que hace pocos días anunció que dejaba de existir (aún cuando se sigue peleando por mantener la marca viva).

Lo cierto es que Eurocom venía dando botes desde hace un buen rato. El remake de GoldenEye 007 fue lo último relativamente competente que lograron hacer, aunque tampoco fue un juego para tirar cohetes y sus ventas seguramente se debieron mucho a la nostalgia por el clásico de Nintendo 64. Pero 007 Legends sí que fue un fracaso total, ganándose un promedio paupérrimo en Metacritic y pasando casi inmediatamente al olvido. Activision quería celebrar a lo grande el aniversario de James Bond, pero este juego no ayudó a nada.

Desde Eurocom argumentan que el mercado últimamente se puso demasiado competitivo, y hay una menor demanda para que estudios como ellos presten sus servicios. Entre líneas, todos podemos leer la verdadera razón de la desaparición de Eurocom: se fueron quedando atrás, y sus juegos simplemente no tenían la calidad suficiente como para que les permitieran seguir cerrando contratos.
 

Sony Studio Liverpool (1984-2012)

De todos los estudios de esta lista, Sony Liverpool es seguramente el que tiene la mayor tradición. Y es que su historia comenzó bajo el nombre de Psygnosis en el año 1984, marca con la que se lanzaron un montón de juegos para variadas plataformas. Sin embargo, para los jugadores modernos probablemente sea más conocido gracias a WipeOut, que incluso pasó por MS-DOS y Nintendo 64.

Desde el año 2001, Sony Liverpool se dedicó a sacar juegos exclusivos para la marca PlayStation, y todos de carreras ya sea de la saga WipeOut o Formula One, cuando Sony tenía los derechos de la F1. Pero hace casi tres años atrás, a comienzos del 2010, empezaron a llegar algunas señalas de la pérdida de importancia del estudio dentro de Sony: aquella vez, se anunció que algunos proyectos iban a ser dejados de lado o traspasados a otros desarrolladores.

En su momento, incluso trascendió que la gente de Liverpool estaba trabajando en juegos de lanzamiento para la futura PlayStation 4, y que no solo se trataría de la serie WipeOut sino que de "un juego de acción al estilo Splinter Cell". Nada de eso nunca verá la luz, ya que en agosto de este año se anunció que el Studio Liverpool cerraba definitivamente sus puertas. Las razones de Sony para el cierre fueron algo vagas, y solo se cerraron con elogios a quienes fueron sus empleados en el pasado.

Eso sí, parece muy poco probable que la marca WipeOut se vaya junto con el Studio Liverpool.
 

Nihilistic Software (1998-2012)

Lo de Nihilistic es un caso bien especial. Técnicamente, no han desaparecido, sino cambiado de nombre y enfoque: ahora se llaman nStigate Games, y se dedicarán a crear juegos más pequeños, para formato descargable o para móviles.

Pero es imposible pensar que este cambio no se debe a lo sucedido este año, cuando lanzaron dos juegos para PlayStation Vita. El primero, Resistance Burning Skies, terminó siendo un buen intento y poco más, un juego que sirvió para mostrar que en la Vita se pueden hacer shooters en primera persona. Punto. Y el segundo es probablemente el caso más triste de un juego hecho para aprovechar una marca, como el infame Call of Duty: Black Ops Declassified, del que ya se saben todas las partes más terribles.

Lo cierto es que, si uno mira la historia de Nihilistic desde su creación, verá que no son muchos los juegos desarrollados, y que ninguno logra sobresalir dentro de su género o tener una recepción avasalladora. No es de extrañar entonces que sus dueños hayan preferido hacer un "borrón y cuenta nueva", dejando atrás la marca y el legado de Nihilistic Software. Y parece que lo hicieron el momento preciso: no quedaron deudas, y tampoco tuvieron que despedir personal.

powered byDisqus