Ken Levine explica por qué Bioshock Infinite se quedó sin multijugador

Decisiones, decisiones, algunos estarán alegres y otros estarán tristes, pero hay que hacerlas.

El desarrollo de Bioshock Infinite parece ser un poco difícil para los de Irrational Games, pero algunos sacrificios hay que hacer para llevar al mercado un producto de calidad que a todos les gustará. Especialmente si eso significa quitarle el multijugador.

El propio Ken Levine habló con IGN y explicó porque este apartado, muy de moda para los juegos que desean seguir monetizándose un tantito más después del lanzamiento, se tuvo que quedar afuera. En términos muy simples, estaban experimentando con el multijugador y llegaron a un punto donde tenían que decidir si seguir su desarrollo o dejarlo de un lado. Obviamente decidieron por lo último porque los recursos y tiempo para dejar este apartado acabado habrían terminado por "enviar algo que no iba a ser consistente con el resto del paquete".

No detalló de qué se trataba el multijugador, pero dijo que "nunca sabes cuándo vas a volver y revisitar algo", dando luces de un posible producto independiente de la experiencia individual en un futuro, o bien la puesta en escena de esa idea en otro no netamente relacionado con la franquicia. Y ninguna de esas ideas suenan mal, aunque para que los veamos como producto tiene que pasar mucha agua bajo el puente.

¿Cómo te imaginas el multijugador de Bioshock Infinite?

Link: Ken Levine on Reinventing BioShock Infinite (vía Shacknews)

powered byDisqus