Lo mejor del 2012, según ALX

Un año que dio para todo. Lo mejor de los últimos 12 meses, lo 'no tan mejor' y otras crónicas en la siguiente nota.

En lo personal, los videojuegos son experiencias creadas por terceros que pasan por un filtro propio para luego querer compartirlas con otros jugadores.

Fue hace 12 meses que me dije "Carlos, el próximo año te debes comprar 4 juegos: Mass Effect 3, Max Payne 3, Borderlands 2 y BioShock Infinite". Lamentablemente, sólo 3 de ellos fueron lanzados durante 2012... pero, a pesar de sus baches, creo no me arrepentí de mis elecciones. Hoy, con los juegos en mano y tras haberlos disfrutado como corresponde, puedo decir que no me equivoqué mayormente, estando entre esa terna las experiencias jugonas que más disfruté durante este año.

Mis favoritos

A inicios de marzo pasado jugué y completé Mass Effect 3, una aventura redonda, un producto sólido precedido de algunos de los tráilers más efectivos que he visto. Grandes gráficas y una poderosa banda sonora -una de las mejores de año- adornan un juego que cumplió con mis expectativas... pero hubo detalles que no nunca me calzaron por completo en el contexto, como que gran parte del guión descansa en "relaciones públicas intergaláticas", sus últimos 10 minutos (en ambas versiones; la del disco y la descargable extendida) que parecen sacados de otros lares y que nunca cumplió con la premisa prometida por BioWare (todas las decisiones tendrán repercusiones en el final).

Más allá de sus falencias, Mass Effect 3 es un gran juego que peca de no haber sido tan obligatorio como podía parecer. Cuenta con buenos diálogos, grandes momentos y escenas tan íntimas como bien actuadas cuyo efecto es amplificado gratamente por el trabajo de su OST.

Luego de un abril donde Xenoblade Chronicles (a ojos cerrados, el mejor juego de Wii del año) finalmente llegó a América apareció Fez, título que a la postre presentó problemas técnicos e inconvenientes con la implementación de sus parches. Dejando eso de lado, en Fez tenemos un notable juego de plataformas y puzzle, con un espíritu retro y de homenaje a una era especial, dominada por las ganas de 8 y 16 bits. Fez es uno de los mejores juegos descargables del año para XBLA, extraño en el mejor y más especial sentido de la palabra. A este título debo sumar el ignorado pero espectacular Dust: An Elysian Tail, juego desarrollado por un sólo hombre que es un verdadero manjar para los fans de Metroid y Castlevania: Symphony of the Night y el fascinante Journey, cuyo espíritu, corazón y banda sonora son fruto de un trabajo hecho con amor e inspiración.

Mayo contó con el lanzamiento de Starhawk (uno de los mejores juegos de PS3 del año que nadie jugó)... pero para mí, mayo era sinónimo del regreso de un viejo conocido. Tras eternos y constantes retrasos, Max Payne regresaba en gloria y majestad con un juego directo, violento, gráfico y denso que continúa la línea de lo iniciado por Remedy y con el sello de Rockstar Games.

Max Payne 3 nos muestra un mundo lleno de balas, acción y crimen en un ambiente contaminado por la maldad... en esa de verdad que poco tiene que ver con la concepción clásica de los cuentos o de las películas taquilleras. Aquí la maldad es real y cruda, llena de desconfianza, egoísmo, ceguera y tragedia, mientras lo que va quedando de nuestro héroe intenta luchar por no terminar de caer en su lado oscuro, en no terminar de ser la peor versión de sí mismo. Guiños claros al pasado de Max (especialmente al primer juego), un impecable trabajo de personajes complementado por sus grandes gráficas, buenas actuaciones, un guión muy interesante (sobretodo su primera mitad), una excelente banda sonora (ojo con el tema central) y un aparatado multijugador sorprendentemente competente llenan un juego que quizás no vendió bien pero que cumple con su nombre y su legado.

Sin embargo, lo mejor de Max Payne 3 son esos pequeños momentos, sin frases para el bronce ni grandes explosiones; sólo ver a Max, decadente y sin luz, sin norte ni esperanza, sin decir nada mientras entre líneas coquetea con la muerte me pareció simple, efectivo y fascinante. Una escena que -sin ser un spoiler- resume el trabajo y parte de los logros de uno de los mejores juegos de acción del año.

Durante el segundo semestre vimos que buenos juegos aparecieron a la venta. Darksiders II consolidó lo expuesto por su primera parte, The Last Story llegó a América para alegría de los jugadores de Wii y fans de los JRPG, mientras el interesante Sleeping Dogs (uno de los juegos lanzados que quiero jugar y no he tenido la oportunidad) llegó a decir lo suyo en los sandbox de acción y a pesar de llegar tarde a la fiesta, mucho ojo con el brillante trabajo de contextualización, banda sonora y propuesta del buen Far Cry 3.

Pero llegó septiembre y con ello la esperada secuela de los chicos de Gearbox. Si buscamos el ejemplo de una secuela exitosa, Borderlands 2 cumple con todos los requisitos. Nuevos ideas, expansión de los elementos vistos en la primera entrega, una fórmula que vive y revienta su potencial al jugar en cooperativo y una ejecución espectacular hacen que este título de Gearbox y 2K sea una (si no es que "la") experiencia de juego que más he disfrutado este año. Los diálogos, el humor, la completa ausencia de cordura, un villano tan agradable como demente, una duración que supera la media de los juegos de hoy más el lanzamiento de continuos y competentes episodios descargables.

La verdad, también hubo buenas sorpresas, juegos cuyo espíritu o aparición me dejaron muy feliz. El éxito y ejecución de una saga nueva como Dishonored, la gran ejecución de 343 en Halo 4 -muchas esperaban un buen Halo, no uno o él mejor de ellos-, la gran historia y seria interpretación de la guerra de Spec Ops: The Line,  el abrumador éxito de The Walking Dead y el buen regalo que resultó ser Street Fighter X Mega Man me dicen que ya no parecen existir los juegos de termino medio. Los juegos AAA o los de espíritu indie que intentar ser el próximo Minecraft... así parece estar la cosa.

Finalmente y como dejé ver en los párrafos anteriores, las bandas sonoras de los juegos de este año estuvieron en un gran nivel. Las OSTs de Black Ops II, Halo 4, Max Payne 3, Journey, Mass Effect 3, Assassin's Creed III y Far Cry 3 tienen personalidad propia, brillan por sí solas y no tienen nada que envidiar a las mejores composiciones para otros medios.

Los tiempos cambian

Enero y febrero fueron meses que, a lo que mi atención compete, pasaron sin mucha agua bajo el puente. El competente Soul Calibur V y el buen Final Fantasy XIII-2 aparecieron a la venta, mientras que algunos juegos -más allá de su calidad- pasaron sin aparecer en el radar de muchos, como SSX, Asura's Wrath, Syndicate o Twisted Metal (del buen David Jaffe). Marzo vio el lanzamiento de Silent Hill: Downpour y Ninja Gaiden 3, juegos que a la larga fueron ignorados o pasaron con algo más de pena que gloria... demostrando que ya no basta con las sagas consagradas, que estas ya no pesan como antes.

Y llegó el turno del E3. La patada inicial la dio Nintendo en una efectiva y prometedora presentación de un video-conferencia-revelación en línea, alimentando con fuerza a la 3DS y generando hype con todo el potencial de la Wii U... para, un par de días después, hacer una conferencia en vivo que en ningún momento logró capitalizar el empuje conseguido por la mencionada presentación en línea y dejando fuera de su conferencia atractivos e interesantes juegos.

Sony presentó juegos de peso para PS3, liderados por el prometedor Beyond: Two Souls, The Last of US y God of War: Ascension, alimentado con creces a PS Plus pero prácticamente olvidando a la PS Vita. Microsoft apeló al atractivo y fuerza de Halo 4, exhibiendo varios juegos de otras compañías, destacando las demostraciones en vivo del gran Tomb Raider (uno de mis obligatorios para 2013) y Call of Duty: Black Ops II. Además, dejaron ver -quizás a modo de respuesta a lo propuesto por la Wii U- la aplicación Xbox Smartglass como también nuevas apps para Xbox 360.

No fue un mal E3... pero -hoy, con la perspectiva que da el tiempo y comparado a otros años- me resultó algo deslucido; los grandes anuncios no generaron gran impacto al menos en 2012, que Sony no dijo nada de The Last Guardian, que Nintendo contó con muchos ports para Wii U de juegos que ya estaban disponibles en el mercado y Microsoft continúa alimentado Kinect con algunos juegos sólo para vender el accesorio en Navidad. Quizás la mejor manera de ganar perspectiva es recordar que para muchos la conferencia de Ubisoft fue la mejor del show.

Al debe

Febrero vio el lanzamiento mundial de la PlayStation Vita, consola con un potencial enorme que hasta el día de hoy está al debe, un equipo que necesita más títulos de peso (si es que lo tiene, en primer lugar) y que Sony parece no saber cómo vender. Es una gran plataforma carente de incentivos comerciales. Como guinda de ese pastel, Sony apura el lanzamiento de Call of Duty: Black Ops Declassified -contando con miserables 5 meses de desarrollo- transformándose en uno de los juegos fiasco del año.

La polémica mediática por el final de Mass Effect 3 -sucitada en febrero/marzo- fue seguida al poco tiempo por la mentada decisión de Capcom de incluir contenido "descargable" en el disco de Street Fighter X Tekken, lo que se sumo a sus problemas de implementación en línea, inconvenientes con el audio y la imposibilidad de jugar en equipos de manera local. Lo anterior opacó parte de las ventas y de la imagen de este título, que -a grades rasgos- vivió a la sombra de su proprio potencial.

Fuera de Mass Effect 3 y FIFA 13, creo que EA también se dio un bajón de aquellos. Medal of Honor: Warfighter es uno de los juegos parte de sagas conocidos más inocuos que he jugado, apareciendo al mercado casi 'porque sí' y aportando mucho al género de los juegos genéricos. De hecho, creo que sus problemas provienen que es "un gran simulador militar"; dejas de seguir instrucciones, haces cosas fuera de lo programado con iniciativa propia y los bugs, glitches y problemas de programación comienzan a abundar de lo lindo.

Si bien es un gran juego a nivel de ejecución, algo pasó con Need for Speed: Most Wanted, un juego que es idéntico a Burnout Paradise... sumándole licencias de vehículos pero quitando carisma, duración y especialmente entretención. Mientras lo jugaba sólo pensaba en volver a jugar el viejo Most Wanted (2005) o el mencionado Paradise, sin tener una razón de peso para decir 'nah... Most Wanted 2012 es mejor'. De hecho, lo que más me gustó de Warfighter y Most Wanted no es mérito de ellos; las canciones Castle of Glass de Linkin Park y Circles Around the Sun de Dispatch.

Además, el eterno tema de las grandes promesas y la falta de norte, cosa que atacó con fuerza a Resident Evil 6. Que volvería a las raíces, que dejaría contentos a todos, que sería el más ambicioso e impactante de la historia... y el que mucho abarca, poco aprieta. Sin dudas luce notable y se nota el esfuerzo y la enorme inversión de dinero y trabajo realizada por Capcom, pero incluso hasta hoy los fans no se pueden poner de acuerdo si Resident Evil 6 es un gran juego. Hay algo que sí generó consenso; la saga ya no es lo que solía ser.

Este año también vio el lanzamiento de juegos a medio terminar (necesitando de grandes parches de corrección), compilados con juegos de la generación anterior con problemas técnicos desde leves a serios, el completo olvido de Microsoft a Xbox Live para países latinoamericanos (casi nulo incentivo versus Live USA), la falta de seriedad de algunas tiendas locales sobre fechas de lanzamiento y la creciente flojera de los jugadores más jóvenes que desean todos los juegos doblados, obligando a quienes queremos jugarlos en inglés o subtitulados a jugarlos en español. Para algunos pueden ser detalles -probablemente, lo son- pero me parecen malas señales, conceptos errados o problemas que por no atacarse como se debe, no corregirse a tiempo o simplemente 'dejar así' sientan un mal precedente para lo que viene.

Larga vida a 2013

No pude jugar todo lo que quería y más de algo se me quedó en el tintero pero, sumando y restando, ha sido un buen año. Algunas cosas malas continúan, unas pocas se corrigen y otras nuevas aparecen... pero la calidad de los buenos juegos sigue reinando sobre lo negativo. Hoy, además de la clara e innegable consolidación de los juegos para dispositivos móviles, los títulos mal llamados "menores" pueden generar mayor peso que una superproducción -tal vez haciendo de los videojuegos una industria cada vez más parecida al cine-, lenta pero firmemente la distribución digital consolera comienza a instalarse y algunas propuestas demuestran que no es necesario ser parte de sagas consagradas para tener éxito.

El año que pronto comienza lo hará con fuerza; DmC, Anarchy Reigns, Dead Space 3, Crysis 3, Aliens: Colonial Marines y Metal Gear Rising Revengeance dirán lo suyo antes que termine febrero, sin olvidar que marzo contará con BioShock Infinite, Gears of War: Judgement, Tomb Raider y God of War: Ascension.

2013 contará muchas noticias, veremos nuevas plataformas y hacia donde va este mundo jugón... pero la verdad es que en la industria del entretenimiento, la contante instalada es una: lo mejor está por venir.

Finalmente y de corazón, disfruten la siguiente tonada, probablemente la mejor canción navideña gamer de la historia del mundo mundial. ¡Feliz Navidad muchachos!

Ver en YouTube

Link: Todo sobre  los Niubie Aguards 2012

powered byDisqus