NB Aniversario: 25 años de Mega Man

El bombardero azul cumple un cuarto de siglo... el tiempo vuela.

Aunque suene tonto, me es difícil hablar de Mega Man. Decir que es un icono de Capcom es quedar corto; sus inicios y mejores tiempos son sinónimo de una era lejana y casi perdida, de gratos recuerdos y clásicos de tomo y lomo.

Para muchos es una saga personal, una con la que crecimos y conocimos a fondo las aventuras del bombardero azul. Por mi parte, lo vine a conocer tarde; en la Navidad de 1992 -con tiernos 12 años- me regalaron mi primera consola, un Nintendo Entertainment System. Luego de leer y contemplar como una distante realidad los títulos disponibles para NES, al fin contaba con la posibilidad de jugarlos a gusto, en mi propia casa. Un par de semanas después, habiendo jugado Super Mario Bros. hasta decir basta, llegó el momento de ir al videoclub del barrio; era el momento de arrendar juegos.

No me pregunten por qué, pero sólo sabía que quería arrendar un Mega Man y tuve la suerte de estrenar una copia de Mega Man 5, juego que había aparecido hace poco más de un mes en USA... y fue amor a primera vista. El diseño de personajes, el modo de juego, su música; todo me enganchó desde el primer momento. Quería terminarlo (darlo vuelta, en aquellos años), saber qué sucedía y jugar el resto de los juegos de la saga.

Erase una vez, una consola de 8 bits

Eran días de escasa información, días en los cuales las revistas lo eran todo y -acá en Chile- Club Nintendo era prácticamente todo para los fans de Nintendo. A través de ella y de los juegos, con el pasar del tiempo me fui familiarizando con Roll, el doctor Light, el incansable doctor Wily y Protoman, conociendo sus humildes inicios en 1987 de la mano de un joven Keiji Inafune, de su maravillosa, ingenua y simple pero atractiva fórmula de juego, de las mejoras progresivas y muchos chiches más.

La saga de 8 bits cuenta con un mérito que se perdura hasta el día de hoy: contar con una de las secuelas más sólidas, queridas, alabadas e importantes del mundo jugón. El legado de Mega Man 2 (lanzado en 1988) perdura en el inconsciente colectivo gamer gracias a su gran diseño de escenarios, excelente banda sonora y notable elenco de villanos también conocidos como Robot Masters- liderados por el recordado Metal Man. Las aventuras continuaron en 1990 con Mega Man 3 (título donde se introdujo al buen Rush Coil y la barrida o slide), Mega Man 4 en 1991 (marcando el estreno del Mega Buster) y el mencionado Mega Man 5 (con el estreno de Beat).

El compromiso con la consola de 8 bits era tal que a pesar de la presencia del SNES, Capcom lanzó un último episodio para NES, título que lamentablemente era escaso de encontrar. Para ese entonces la saga había crecido con fuerza, llegando a Game Boy en 1991 y contando con 5 entregas para esa consola... pero un nuevo episodio estaba por escribirse.

Mi nombre se escribe con X

A inicios de 1994, Mega Man finalmente pegó el salto a los 16 bits. Mega Man X confundió en un comienzo a los fans (quienes pensaban que la "X" era 10 en números romanos), pero sus gráficas y diseño de personajes, la reinvención de su propio estilo de juego y una banda sonora atesorada hasta hoy en los tímpanos de muchos fans resultaron ser la mezcla perfecta. Nuevos personajes entraban a una historia que exhibía pequeños guiños a la línea temporal de los juegos de NES, con aires claramente más oscuros, serios y maduros. Mega Man X ganó espacio, la atención de nuevos jugadores y se transformó en una saga con identidad propia.

Capcom aprovechó el impulso lanzado su secuela al año siguiente contando con un inspirado trabajo gráfico cortesía del chip Cx4, gran imaginación en el diseño de escenarios y una banda sonora inspirada, siendo una digna continuación a lo iniciado el año anterior. La misma tecnología fue utilizada en Mega Man X3, título que utilizó la misma tecnología y bases de la entrega anterior pero no contó con el mismo nivel de inspiración, despliegue y -especialmente- distribución. Ya era 1995 y las consolas de 32 bits comenzaban a marcar tendencia, factor por el cual Capcom decidió comercializar limitadas cantidades de X3 en el mercado occidental. Tiempo después, este título llegaría a PlayStation, Saturn y PC.

1995 no sólo vio el lanzamiento de Mega Man X3. Capcom llevó la saga original más allá de los 8 bits, lanzando Mega Man 7 para SNES en marzo de 1995, un título que vivió a la sombra de la saga X, sin generar el mismo impacto por continuar la formula original sin grandes cambios, además de contar con la misma política de distribución del mencionado X3. En este título conocimos a Bass y a Treble, las nuevas creaciones de Wily, personajes que hoy son parte del elenco estable de la saga.

Entre compactos y anime

Ver en YouTube

En 1997 la primera PlayStation comenzaba a alzarse como todo un referente consolero. A inicios de ese año aparece a la venta Mega Man 8 (para PS y Saturn), juego que tuvo una menor participación de Inafune debido a la importante cantidad de labores que desarrollaba en Capcom. El desarrollo estuvo a cargo de Hayato Kaji -considerado como un discípulo de Inafune- y presentando a Duo, un robot que fue "diseñado originalmente" por el doctor Cossack para ser parte de Mega Man 4 (por ello, sus dejos rusos). No revolucionó la fórmula ni mucho menos, pero demostró el poder de las secuencias de anime en un título como este... a pesar de la remusicalización en su versión occidental y un doblaje que hasta hoy da verguenza. Cabe destacar que la saga continuó con Mega Man & Bass, título que apareció para SNES en 1998 (relanzado en Game Boy Advance en 2003) como medio para dar a conocer al personaje a los jugadores más jóvenes y que no contaban con una consola de "nueva generación" en sus hogares.

En septiembre de ese año Capcom lanza Mega Man X4 para la plataforma de Sony -y poco tiempo después para Saturn-, ahondando en las raíces de los personajes, el origen de Zero y finalmente atando algunos cabos con la saga original de NES. La presentación era vistosa, en especial gracias a las secuencias de anime que narraban la historia y adornaban su intro (la misma que Capcom USA nuevamente destruyó sin piedad alguna) tardando un poco más de la cuenta en ser lanzado debido a políticas internas y restricciones de Sony América.

La historia de X4 era más personal y mayores matices, mientras su diseño continuaba la seriedad e incluso hacía homenaje a personajes de Capcom. La transición visual y de estilo de juego fue adecuada, sin desvirtuar las características que hicieron de la saga X un éxito. Además de lucir mucho mejor, el principal triunfo de este título fue mantener el espíritu 2D de la saga a flote a pesar del salto de lleno a una nueva plataforma.

La tecnología avanzaba y era tiempo de probar la nueva era 3D. Fue en 1998 que Capcom lanzó Mega Man Legends para PlayStation (apareciendo también en PC y Nintendo 64), un juego que tenía lugar en una historia paralela -sin relación directa con Mega Man y/o Mega Man X- y mezclaba elementos de acción con RPG, entregando una interesante bocanada de aire fresco a la marca del bombardero azul pero sufriendo de la ausencia de controles adecuados a su formato. Su secuela fue lanzada en 2000 (teniendo a su haber también un spin-off llamado The Misadventures of Tron Bonne) mejorando en varios aspectos y ganando el apoyo de la crítica, pero contando como sagas con bajas ventas.

¿Qué te pasó Mega? Antes eras chévere...

Mega Man X5 apareció a la venta en 2000 siendo concebido como el último juego de la saga. Para decepción de Keiji Inafune, Capcom decidió que la aventura de X continuaría... siendo -para muchos- el inicio del fin de la magia. Mega Man X6 fue un juego forzado que sacó la tarea adelante pero que carecía de espíritu, de ganas, de novedad y propuesta. Al año siguiente, aparece para Game Boy Advance Mega Man Battle Network -la cual contó con 6 entregas- destacando la influencia de Pokemon en la formula del personaje de Capcom, con versión que estaban divididas en equipos y en colores (ya saben, ediciones con nombres como Rojo Flor de Jardín y Azul Cielito Lindo).

Algo de redención llegó con la saga Mega Man Zero -que tuvo cuatro episodios comenzando en 2002, un par más si consideramos Mega Man ZX para Nintendo DS-,  regresando en parte al estilo característico de los juegos de los 90s. Posteriormente la saga X hizo su estreno en PlayStation 2 con Mega Man X7 y X8, juegos llenos de buenas intenciones pero que más allá de su guión -a esas alturas, estirado como chicle- no lograba enganchar como antaño a los fans de la saga. Por lo menos Mega Man X: Command Mission, un decente juego de RPG lanzado para PS2 y Game Cube en 2004, entregó un competente e interesante aventura llena de personajes conocidos.

En 2006 Capcom lanza Mega Man Star Force para Nintendo DS, saga que contó -además de un nombre de generación de Power Rangers- con 3 títulos... pero que de "Mega Man" sólo tenían el nombre; tarjetas, colores y ausencia del clásico estilo de juego basado en los Robots Masters. Cuando muchos ya habían perdido fe en la saga, Capcom lanzó Mega Man 9 (para WiiWare, PSN y XBLA), cumpliendo el deseo de Inafune de regresar a las raíces: un juego en 8 bits. Los fans querían volver a los viejos tiempos, con gráficas sencillas, una buena dosis de dificultad, el estilo de juego de Mega Man 2 e incluso una portada digna de los viejos juegos de NES.

La respuesta comercial de este juego descargable fue muy positiva, premiando a los desarrolladores por tomar la ruta retro como decisión creativa. Capcom entonces le dio el vamos a Mega Man 10, juego que apareció en 2010 y que continuó la senda y dejó con una sonrisa a los jugadores y fanáticos de antaño.

Siempre estarán los viejos tiempos

Era imposible que, en un solo artículo, pudiesen figurar toda la historia o todos los juegos de Mega Man. Desde 1987, el bombardero azul ha vendido más de 30 millones de juegos y ha aparecido en innumerables plataformas (incluyendo Wonder Swan, Game Gear, Arcades, Game Boy Color, Genesis/MegaDrive y ese buen remake de X para PSP).

Es una lástima como la saga ha perdido identidad, imagen y presencia... al punto que la próxima entrega (Street Fighter X Mega Man) fue desarrollada por un fan con el apoyo de Capcom (ni hablar de las entregas para equipos móviles). Si bien es en menor grado, Mega Man ha sufrido del mismo problema que hoy aqueja gravemente a la saga Resident Evil; con el pasar de los años, la saga fue perdiendo identidad e intentó "adecuarse a los tiempos" comprometiendo parte de su esencia en el camino, siendo parte importante en la salida de Keiji Inafune de Capcom (con todo y la polémica por Mega Man Legends 3).

Por mi parte, recuerdo al viejo Mega Man y recuerdo la primera mitad de los 90; pienso en las entregas de PlayStation y a mi mente vienen agradables y sencillas tardes de finales de los 90s e inicios de la década pasada. Pensar en Mega Man es recordar ese video videoclub de barrio, la revista Club Nintendo, la horrible carátula del primer juego, los passwords, el orden de los Robot Masters, excepcionales bandas sonoras y en que generalmente la peor arma del juego era la más útil para eliminar al jefe final... es pensar en juegos clásicos, íntimos y especiales.

Esos recuerdos son los que nos hacen desear nuevas entregas... y son los que nos dicen "no hacen falta, lo mejor de Mega Man ya está". Felicidades Mega, ya tienes 25 años. Gracias por los clásicos.

Ver en YouTube

powered byDisqus