NB Opinión: ¿Qué futuro le espera a las franquicias vendidas de THQ?

Un pequeño repaso por algunos de los nombres más importantes que ahora tienen nuevo dueño.

Es imposible no pensar en la bancarrota y disolución de THQ sin recordar las palabras de Strauss Zelnick, el CEO de Take Two. Cual pitoniso, hace un tiempo atrás dijo que THQ estaría fuera del negocio en seis meses; desde esa frase hasta el día de la subasta pasaron aproximadamente diez. En el futuro yo tomaría más en serio las estimaciones de Zelnick.

Volviendo a lo principal, las franquicias rematadas de THQ disfrutan, en mayor o menor cantidad, de una buena aceptación entre el público y no se trata de nombres pequeños o que no sean conocidos. El nuevo escenario verá como un puñado de estudios y marcas se van a repartir lo que quedó, en lo que va a ser un interesante ejercicio de recuento de aquí a un par de años para ver en que terminaron todas las franquicias vendidas.

Relic Entertainment

En esta nueva distribución, me queda la sensación de que Sega es una de las compañías que sale ganando gracias a la adquisición de Relic y sus nombres asociados, como ser Company of Heroes y Warhammer (en estricto rigor, Warhammer pertenece a Games Workshop, pero los videojuegos han llegado gracias a Relic). Ahora, Sega se posiciona como una de las compañías más fuertes en el segmento de los juegos de estrategia dedicados a PC: el nuevo refuerzo se suma a Creative Assembly y Sports Interactive, dos estudios muy reconocidos en el ámbito pecero. Los primeros vienen de una seguidilla de notables títulos de estrategia (la saga Total War), y los segundos tienen años de experiencia gracias a sus juegos de gestión deportiva.

Sega reconoce el potencial demostrado de Relic en su especialidad, algo que quedó claro en su comunicado de prensa: "La adquisición de Relic encaja en nuestra estrategia y es un paso crítico en el crecimiento de nuestro negocio". El futuro para Relic parece prometedor.

Volition Games

Koch Media no es un nombre ultra conocido dentro de la industria, pero a través de la etiqueta Deep Silver lograron un gran hit el 2011 con la salida de Dead Island. Y tanto así, que no tuvieron problemas en pagar 23 millones de dólares para quedarse con el estudio responsable de Saints Row y además con los derechos de publicación de Metro: Last Light.

El hecho de que hayan adquirido Volition al completo y no solo la marca, al menos asegura que Saints Row no vaya a cambiar de manos creadoras. Más importante aún, Saints Row es a día de hoy uno de los pocos nombres que puede -potencialmente- hacerle algo de sombra a Grand Theft Auto, y no precisamente siendo iguales a los juegos de Rockstar sino que darle un giro diferente al mismo género.

Si Koch Media pagó tanta plata -y con diferencia, ya que la segunda oferta era de apenas 5 millones de dóolares- por Saints Row, Volition y Metro, significa que tienen planes interesantes para las franquicias. Al menos, saben vender bien los juegos (que lo diga Dead Island y su famoso tráiler) y tienen los recursos suficientes para asegurar una siguiente entrega de Saints Row en la siguiente generación.

En el caso de Metro: Last Light, las cosas un poco diferentes ya que el juego corre por cuenta del estudio independiente A4 Games, y estando a meses de la fecha de lanzamiento solo faltaría hacer las cajas, los discos y poner el juego en las tiendas. Algo que en Koch Media/Deep Silver saben hacer bastante bien.

THQ Montreal

El caso de Patrice Desilets es bastante curioso. Desilets fue el director creativo de Assassin's Creed y Assassin's Creed II dentro de Ubisoft, para luego irse a THQ y estar a cargo del estudio de Montreal. La quiebra vuelve a unir los destinos de Desilets y Ubisoft en Canada.

No se sabe exactamente cuales eran los proyectos de THQ Montreal previo a la bancarrota, pero ahora todos esos seguramente serán evaluados por la gente de Ubisoft antes de darles el visto bueno. Eso sí, hay un antecedente que podría servir: si no hubieran tenido algo interesante, seguramente Ubisoft no hubiera hecho oferta alguna. Caso justamente contrario al de los creadores de Darksiders...

Vigil Games

Seguramente este sea lo que más lamenta el grueso de los jugadores que amaron Darksiders y Darksiders II, la secuela lanzada apenas el año pasado. Pese a la excelente crítica conseguida con sus dos últimos juegos, nadie ha querido pagar nada todavía y el destino de Vigil Games es incierto: por ahora, avanzan por el camino de la desaparición.

Sin embargo, tampoco es tanto de extrañar. La calidad de Darksiders como franquicia nadie la pone en duda, pero las ventas no han ido totalmente de la mano con su reconocimiento como marca. El primer juego vendió un par de millones y se aseguró una secuela, pero al segundo no le ha ido tan bien todavía y de hecho desde THQ ya habían anticipado que el futuro de la franquicia iba a depender exclusivamente de su rendimiento en las tiendas.

Por ahora, se dice que gente de Platinum Games ya estaría preguntando por Darksiders y los empleados de Vigil Games, aunque todavía nada es ultra seguro. ¿Tiene la capacidad financiera Platinum Games para dar un golpe sobre la mesa? No, a menos que lo haga de la mano de un socio. Sega se ha movido junto a Platinum durante el último tiempo, pero ya se quedaron con Relic y es casi imposible que hagan una nueva oferta (ya no la hicieron en su momento). Nintendo es el nuevo socio de Platinum -Bayonetta 2- y Darksiders podría perfectamente caber en el catálogo de la gran N por sus similitudes jugables con Zelda, pero tampoco se ve a Iwata y Miyamoto dando ese gran paso.

Llega a ser tragicómico que una franquicia basada en el apocalipsis haya tenido el suyo propio y sin chance de escape.

South Park: The Stick of Truth

El siguiente RPG de Obsidian Entertainment es otro de esos juegos de THQ que tiene su futuro prácticamente asegurado. Y es que por tratarse de una marca "de terceros", hay más gente involucrada en el tema a la que le interesa que su nombre no se vea manchado.

Además, el juego ya está en la parte final de su desarrollo, y seguramente los recursos no escasean dentro de Obsidian. El hecho de que Ubisoft se haya hecho con los derechos de distribución asegura que el juego va a terminarse y llegar a las tiendas sin mucho problema y sin demasiados cambios. Por su parte, Obsidian es un estudio muy respetado dentro de su género, por lo que seguramente la injerencia de Ubisoft en lo que queda de desarrollo va a ser menor.

Homefront

El desarrollo de Homefront 2 data de hace un par de años, cuando THQ anunció que Crytek se haría cargo de la secuela. Desde Crytek incluso llegaron a decir en su momento que, aún con todos los problemas de THQ, nada afectaría al desarrollo del juego que se estaba haciendo de forma bastante aislada e independiente, amén de la experiencia de Crytek con el género de disparos.

Lo que sí llama la atención es la cantidad casi ínfima de dinero pagado por Crytek para quedarse con Homefront: apenas USD $500.000. Es más curioso todavía cuando se considera que el primer Homefront vendió una importante cantidad de copias a través de tres plataformas, y eso sin ser el mejor shooter en primera persona del mundo. Pero la marca tiene potencial, al menos para mover buenas cantidades de copias y recuperar su inversión.

Por lo mismo, el cheque de Crytek es una ganga, y no se explica a menos que haya algo más que quedara detrás de las cortinas. Los rumores ya especulan con que THQ le debía dinero a Crytek por el desarrollo del juego, por lo que la cantidad rebajada respondería a una especie de "descuento" a cambio de saldar la deuda.

Como sea, Homefront 2 tiene su futuro prácticamente asegurado, aunque lo más probable es que termine siendo un juego algo diferente al que hubiera salido con la colaboración de THQ.

¿Y dónde están EA, Activision, Microsoft o Sony?

En medio de la danza de compradores en la subasta de THQ, hubo un hecho que se pasó un poco por alto: las compañías más grandes, con excepción de Ubisoft y una oferta no ganadora de Zenimax, pasaron olímpicamente de quedarse con alguna franquicia o estudio.

¿A alguien le extraña? Probablemente no. Y es que las marcas de THQ responden todas a juegos de mediana importancia, que no encajan exactamente en el perfil de los juegos de Electronic Arts, Microsoft, o Sony. Activision tiene algunos juegos del tipo "medio" (Transformers, los títulos de Bond, o Singularity), pero los reportes indican que ninguna de las cuatro se apareció en la subasta.

La desaparición de THQ responde exclusivamente a pésimas decisiones financieras tomadas por los directivos de la compañía (uDraw), pero también responde a una tendencia de mercado que se viene profetizando hace años: en el ecosistema actual, los espacios se están polarizando demasiado y existen o las grandes producciones, o los títulos indies. Los juegos de en medio están teniendo problemas para sobrevivir, y justamente casi todos los lanzamientos de THQ llegaban con esa etiqueta.

powered byDisqus