La siguiente Xbox necesitaría conexión permanente a internet y bloquearía la segunda mano

El mercado de los juegos usados vuelve a ser el centro de la atención.

El tema de la segunda mano en las consolas de los videojuegos se viene tratando desde hace tiempo, especialmente por tratarse de una situación que a Microsoft y Sony les molesta cual piedra en el zapato. Y ambas podrían estar haciendo algo para evitarse dicho problema en la siguiente generación.

Si bien antes se supo de una patente de Sony enfocada en bloquear los discos usados, ahora desde Edge se reporta que la próxima Xbox también amarrará los discos de los juegos a una sola consola. Según las siempre anónimas fuentes internas, la consola funcionará bajo el esquema de "siempre conectado a internet", lo que servirá para controlar el uso de los discos y bloquear todos aquellos que hayan pasado antes por otra consola.

Por otra parte, los discos serán en formato Blu-ray y tendrán capacidades de hasta 50 GB. Además, la fuente de Edge confirma que las especificaciones filtradas de Durango parecen ser las correctas: procesador de ocho núcleos a 1.6 Ghz, 8 GB de RAM, y una GPU a 800 Mhz con D3D 11. También habrá una nueva versión renovada de Xbox Live, y Kinect 2.0 será un hecho.

Todo el asunto de la segunda mano tiene bastantes aristas que hacen complicado enfocar el tema solo desde una perspectiva. Mirándolo desde el punto de vista de los negocios, para que el bloqueo de la segunda mano sea efectivo tendría que ser una medida en conjunto -en este caso de Sony y Microsoft-, o de otra forma les puede salir el tiro por la culata. Que una compañía lo implemente y la otra no, podría terminar en un escape en masa de usuarios de una consola a otra, algo que de ninguna forma le convendría a nadie.

Por otra parte, los fabricantes de consolas tendrían que lidiar con la presión de Gamestop y similares, los principales interesados en promover la segunda mano al vender juegos usados a precio de novedad, y sin tener que darle un peso a quienes distribuyen los títulos. Mientras el mercado físico siga siendo el principal -así lo seguirá siendo en la siguiente generación, pese a la irrupción de las ventas digitales-, las grandes cadenas todavía tienen algo que decir ya que los juegos se venden en sus estanterías.

Más relevante aún, para el usuario sería un verdadero desastre no solo por lo que significan los juegos de segunda mano para el bolsillo, sino también para cosas tan simples y hasta milenarias como cambiar juegos con los amigos. El arriendo de juegos también quedaría en entredicho con este sistema, que si bien a día de hoy es un porcentaje minoritario, todavía sigue siendo negocio para cadenas como GameFly o Blockbuster en algunos países de Latinoamérica, por ejemplo.

El futuro de la segunda mano se empezará -probablemente- a desvelar este 20 de febrero, cuando Sony haga lo que todo mundo espera y de el primer paso hacia la siguiente generación. Microsoft sigue haciendo las cosas en silencio, pero en esta industria nadie puede dormirse mucho rato.

Link: The next Xbox: Always online, no second-hand games, 50GB Blu-ray discs and new Kinect (Edge)

powered byDisqus