NB Labs: Crysis 3

El Profeta regresa para cerrar ciclos, rescatar a un Nueva York apocalíptico y partir algunos cráneos en el camino.

Plataformas: Xbox 360, PlayStation 3 (analizada) y PC
Desarrollador: Crytek
Distribuidor: Electronic Arts

Todas las áreas cuentan con un elemento que es su mejor representante o personaje sobresaliente. Desde la literatura que tiene a “El Bardo” William Shakespeare, “El manco de Lepanto”, Miguel de Cervantes Saavedra, o en el cine en donde “El vagabundo” Charlie Chaplin se tambaleaba contra la autoridad e inclinaba por la chica joven y hermosa. Por eso en los medios de computadoras, consolas y controles no habría porque ser distinto, ya que este febrero está marcado como el regreso de “El Profeta”.

Crysis 3 para cerrar ciclos

Conocido por muchos como el juego que se tomaba muy en serio el trabajo de reproducir la realidad y sus elementos al más pequeño detalle, Crysis también se ganó su lugar en el mundo de la virtualidad como una cáscara demasiado pulida y brillante para ocultar las deficiencias que arrastraba en el aspecto de la profundidad al contar una agradable historia, mientras desarrollaba a grandes e inolvidables personajes que, cual enredadera, se iban ramificando en sus relaciones e interacciones amistosas o antagónicas. Esto, por obvias razones, puede dejar pensando a quien toma el control que una historia llena de hoyos puede embellecerse con solo una magna capa de pintura. Y posiblemente muchos opinemos así al haber jugado Crysis, Crysis Warhead o Crysis 2, pero con la tercera llega la vencida muy esperada.

El trabajo de Crytek no fue en vano durante este tiempo desarrollando su nuevo motor gráfico para que nuestros ojos pudieran contemplar la belleza de un Nueva York postapocalíptico, pero que al mismo tiempo nos otorga grandes libertades tanto en el manejo de nuestro personaje como en su toma de decisiones a la hora de demostrar su experiencia al combatir a los enemigos. No es más que un gran cubo de libertades donde podremos demostrar nuestra bondad vagamente oculta en lo que muchos llamarán como habilidad stealth para poder pasar entre los enemigos, o simplemente acabar con ellos como un medio para liberar nuestro stress.

Sí, con esto estamos diciendo que Crysis 3 ha vuelto como un juego que se ve maravilloso en sus diferentes medios, y vaya que no hay que comparar a las consolas con la versión de PC, pues entre bestias Crysis ha sabido darle sus latigazos hasta a las mejores tarjetas de video. En consolas podremos sentirnos tranquilos los videojugadores al saber que tanto gráficos como animaciones están a la altura de lo que esta generación puede presentar, siendo que ya se encuentra en sus últimos días.

Con opciones gráficas respetables como el control del brillo, la activación o no de los reflejos en la pantalla y hasta el bamboleo del personaje al caminar, Crysis 3 se destaca medianamente para que los detalles en los que se trabajaron luzcan de la mejor manera y le den esa presentación visual al juego que nos haga estar satisfechos de haber pagado una cantidad enorme de dinero. Las animaciones de los personajes varían, sean humanos o extraterrestres, y actuarán como si viésemos una película de acción en la que el héroe los obliga a correr, a arrojarse sobre uno o en el peor de los casos a morir con una digna posición que después no los permitirá interactuar con el héroe… una lástima.

Un mundo más amigable

Una de las sorpresas más gratas en esta entrega es que “El Profeta” por fin se decide a dejar atrás todos sus traumas de la infancia y se hace de una voz mucho más participativa, aunque ninguno de sus diálogos nos derretirá cual mantequilla en banqueta ardiente. Más bien nos demostrará lo comprometido que se encuentra al querer salvar al mundo de lo que él cree será el final de todos los tiempos. Acompañándole, y a manera de guía, vemos a ”Psycho” un viejo y poco más desprotegido amigo quien enojado y amargado nos va mostrando lo terrible que ha sucedido durante 20 años, tiempo que ha pasado dormido nuestro héroe en su carcelario descanso. Inmensas cúpulas que a manera de domos contienen prisioneros a los parajes de Nueva York y su ecosistema ahora alterado y convertido en literalmente una extensa jungla urbana conocida como Liberty Dome.

Y es al llegar al primer domo que nos damos cuenta que las decisiones de Crytek al abandonar los pasillos estrechos de Crysis 2 fueron la mejor idea que pudieron tomar, pues el “El Profeta” se convierte en un verdadero cazador en el más profundo y predatorio significado posible, puesto que gracias a los sacrificios en los que ha perdido parte de su humanidad en pasados juegos, el nanotraje le otorga tantos beneficios que es imposible no divertirse mientras se completan misiones en este extenso sandbox. A ello completamos con la idea de que se cuenta con el Predator Bow, un arco perfectamente diseñado para trabajar con el traje y que nos permite atacar a grandes distancias sin sufrir del consumo de energía. Al contar con diferentes cabezas de flechas, como las explosivas, las de alto impacto o aquéllas que electrocutan a los adversarios, tenemos una diversidad enorme para poder variar nuestros ataques y jugar con diferentes estrategias en el cumplimiento de un mismo objetivo.

Pero esperen, ¿acaso dijeron consumo de energía? Claro, para los novatos que se lo estén preguntando, al adquirir el nanotraje deben tomarse nuevas responsabilidades y cuidados, y es este manejo de la energía lo que definirá nuestro desempeño con “El Profeta”. El traje cuenta con una barra que limita las habilidades disponibles y de las cuales podemos hacer uso para protegernos de los disparos enemigos a manera de escudo con solo apretar un botón. O mejor aún, utilizar las celdas fotosensibles del traje para distorsionar la luz y esconder nuestra silueta como si fuésemos aprendices de hechicería con gustos por las capas de invisibilidad. Son estos elementos que al usarse consumirán la energía del traje y nos exigirán una leve pausa para poder recargarlo nuevamente; otras acciones que acarrean este gasto es el incrementar nuestras habilidades, ya sean los grandes saltos y hasta caer de grandes alturas sobre los enemigos para eliminarlos sin utilizar una sola bala.

Algo genial de este juego es que muchos objetos pueden ser utilizados como armas, ya sea un barril, un tanque de gasolina, una caja, un extintor y hasta una viga o tubo puede ser arrancada de su sitio para estrellarlo a tu prójimo o patear a algún soldado cuando menos lo espere. Claro que habrá armas, de hecho bastantes, pero la mayoría parecen muy semejantes entre sí como para sentirse en un buffet balístico.

Además, el juego no nos orilla a probar más armas, puesto que una vez adquirido el arco Predator no hay necesidad de dejar de ser el súper fantasma que acabará con los chicos malos. Podremos intervenir sistemas de seguridad y torretas realizando pequeños actos de hackeo con pequeños minijuegos, pero esto en lugar de incrementarla diversión solo interrumpe la acción que se construye poco a poco en los segmentos que se da bajo los domos. Afortunadamente, el acabar con los enemigos usando sus propios sistemas de defensa es opcional

Las armas como en el pasado son sistemas por módulos que pueden configurarse a nuestro gusto, implementar silenciadores, miras telescópicas, de punto rojo, vaya todo ese negocio que ya conocemos y que dominaríamos si no fuera tan complicado hacerlo en tiempo real.

El llamado al campo de batalla

Claro está que Crysis 3 no iba a dejar de reclamar su porción en el ambiente del multijugador online, ya que como es de esperarse, no cuenta con una campaña cooperativa y ni mucho menos acción en pantalla dividida, y claro, los gráficos justifican dicha ausencia, otorgándonos como compensación grandes modos de juego que no dejan de ser las variaciones de batallas por equipos o de captura de banderas en 12 mapas de los que seguramente hallaremos al menos tres o cuatro que serán nuestros favoritos y que harán de arena para hasta para 12 jugadores en las consolas o 16 en PC.

Los modos de juego más sobresalientes son el Modo Cazador, en el que dos jugadores harán uso del arco Predator para dar caza a los demás participantes que tomarán el rol de soldados C.E.L.L. armados con rifles de asalto, escopetas o el básico francotirador. Lo más frenético de este modo es que cuando un cazador elimina a un soldado, éste volverá como cazador, y aquel que se lleva la gloria es el soldado que quede con vida al final, o si es afortunado, que acabe con sus cazadores.

Otro modo interesante es el Punto de Impacto o Crash Site, ahí seis jugadores (u ocho en PC) tendrán que tomar el control de un pod que caerá al azar en algún punto del mapa. Claro está que la mayoría de los puntos serán otorgados a quienes permanezcan en el radio definido de este pod sin que los eliminen. ¿Ya mencionamos que todos tienen nanotrajes con diferentes habilidades o armas? ¿Ya sabían que el pod contiene dos escudos para protegerse o convertir al enemigo más próximo en pomada? Bueno, pues así es. Las reglas son simples y las batallas pueden ser sucias, veloces o muy estratégicas y sigilosas.

Una aventura de traje muy presentable

A final de cuentas uno puede tomar el control de “El Profeta” y ver que se siguen los lineamientos clásicos de los héroes, y a pesar de lo que haya sucedido en el pasado, hoy día vemos que a la historia se le dio una relevancia mucho más notable que a sus antecesores para poder cerrar bien el ciclo.

Se le anexó un sólido control que, como en todos los casos, necesitará de su tiempo de práctica para dominarlo. Y si rematamos con la brillantez de la música (y que puede apreciarse por separado en el menú de extras) Crysis 3 es un título que se hace de varios puntos dejando atrás algunos vicios que venía cargando en las entregas pasadas, y que aunque en muchos otros mejora y destaca, no deja de ser esa bestia que se ha creado su apartado propio para presumir grandes vistas, sufrir de un control muy básico en sus vehículos y de llevarnos en lo que intenta ser una intrincada montaña rusa de emociones, pero que acaba siendo un juego sobre un hombre y el honor del soldado que trata de salvar la humanidad.

Lo imperdible
-Increíbles escenarios
-Inteligencia artificial según dificultad elegida
-Gráficos que van de lo bueno a lo increíble
-Multijugador paranoico y fresco

Lo impresentable
-Falta más variedad en las armas de la campaña
-Los enemigos deben dejar de ser tan genéricos
-A veces las texturas se notan planas y simples
-El profeta habla como héroe de los '80

Calificación

¿Qué significa esto?

powered byDisqus