Assassin's Creed IV: Black Flag, o un posible nuevo comienzo para la franquicia

Del mar caribeño, la Era Dorada de los Piratas, y las nuevas ambiciones de Ubisoft.

El anuncio de Assassin's Creed IV: Black Flag, además de causar emoción entre los fanáticos de la franquicia, también trae algunas interrogantes. ¿De qué manera se podría extender la serie para ir más allá de lo sucedido en Assassin's Creed III? ¿Cuál es la idea de Ubisoft para refrescar el concepto que, después de cuatro títulos anuales seguidos, parece algo agotado?

Todas esas preguntas tendrán respuesta el próximo 29 de octubre, pero mientras tanto, los primero detalles entregados por la compañía dan algunos indicios de la dirección que tomará este juego. Assassin's Creed IV está siendo desarrollado dentro de Ubisoft Montreal (junto a la colaboración de los estudios de Ubisoft en varias partes del mundo), pero esta vez se trata de un equipo diferente al de la tercera parte, y el comienzo del proyecto data de hace dos años atrás.

El protagonista

Ya lo conocíamos de los primeros dos trailers: Edward Kenway, padre de Haytham y abuelo de Connor Kenway, el mestizo americano protagonista de Assassin's Creed III. Esto también indica el período histórico donde se va a desarrollar el nuevo Assassin's Creed, durante los comienzos del siglo XVIII y en pleno apogeo de la piratería naval: la Era Dorada de los Piratas.

Edward Kenway es un joven británico que pasó de ser un integrante de las fuerzas navales reales a enrolarse en el mundo de los piratas. Por motivos que serán explicados dentro del mismo juego, Kenway también se involucra en la guerra silenciosa entre Asesinos y Templarios; además, el efecto "Forrest Gump" de Assassin's Creed III estará presente de alguna forma en la cuarta parte gracias a la aparición de figuras históricas como Charles Vane o Edward Teach -también conocido como Barba Negra- y que seguramente mezclarán su ruta de navegación con la de Kenway.

Un mundo abierto sobre el Atlántico

El océano será el escenario principal, algo que no podría ser de otra forma al tratarse de un juego de piratas. ¿Alguien jugó The Legend of Zelda: Wind Waker? Porque las similitudes parecen ser bastantes en cuanto a la base armada por los desarrolladores: un mar gigante con muchas islas y costas por recorrer.

Ubisoft promete "más de 50 lugares por recorrer", con nombres tan conocidos como La Habana (Cuba), Kingston (Jamaica), o Nassau (Bahamas). Pero esta vez, el mundo abierto sobre el mar no tendrá cargas como las vistas en juegos anteriores (donde al pasar de una ciudad a otra había que cargar una sección diferente de la memoria del Animus), sin importar si se trata de bajarse del barco a la costa, o saltar de barco a barco, o incluso, al explorar el fondo marino. La fluidez será una constante.

Por supuesto, las alabadas batallas navales de la tercera parte volverán a estar presentes, ahora con un formato mejorado y expandido. La idea es que las órdenes para destara ataques a distancia no sean la única opción ofensiva o defensiva, sino que también -y dependiendo de las habilidades de la tripulación- se pueda saltar al barco enemigo y combatir cuerpo a cuerpo. Eso sí, estas batallas navales no serán parte del componente multijugador, que también estará presente pero que estará basado en movimientos y acciones terrestres.

Según los propios productores del juego, los equipos de Ubisoft han trabajado para crear un juego que "mezcle el océano con tierra firme de una forma que no se haya visto nunca antes".

No más Desmond Miles

La historia de Desmond parece definitivamente cerrada en Assassin's Creed III, por lo que el protagonista no volverá a aparecer en la cuarta parte. Eso no significa, sin embargo, que el arco argumental ambientado en el presente vaya a estar ausente, pero con algunos cambios bastante llamativos en el concepto.

Assassin's Creed IV continuará los eventos ya vistos de la era moderna, pero ahora se mezcla el mundo real con el ficticio. De hecho en Ubisoft quieren que el jugador sea parte del universo de Assassin's Creed. Y aquí es donde entra Abstergo Entertainment, la división del conglomerado que trabaja proveyendo de "contexto histórico para juegos o películas".

El acercamiento al mundo histórico de Assassin's Creed desde la perspectiva del mundo actual parece haber cambiado un poco. Quizás ahora se dejen de lado algunas cosas que, a tenor del tono del juego, se sentían algo fuera de lugar (al final del anterior juego me remito); de la misma forma, y si bien no se conocen todos los detalles todavía, esta aproximación a la parte del "presente" de la franquicia suena bastante coherente.

Un nuevo horizonte para la franquicia

Es imposible aventurar los resultados de Assassin's Creed IV como juego cuando aún faltan ocho meses para que este llegue a las tiendas. Lo que sí parece interesante, y que podría ser un punto de inflexión en la marca, es el hecho de que mecánicas como las batallas navales terminen siendo no un agregado, sino parte importante en la nueva entrega. Y es que el núcleo de juego ahora será compartido, manteniendo las características principales de todos los hombres del linaje de Altair junto a la exploración y las actividades secundarias, pero todo bajo un marco que significa un cambio mucho más radical que el paso de Jerusalen a Florencia, o de la Europa renacentista a la América independentista.

Por ahora, Edward Kenway será el hombre a observar. Ubisoft tiene un desafío bastante más grande esta vez, ya que tiene que demostrar la capacidad de reinventar y refrescar una saga que después de cinco juegos pide a gritos un salto de calidad. Tal vez las nuevas consolas sean el momento adecuado, pero eso el tiempo lo dirá.

Links:

- Assassin’s Creed 4: Black Flag – everything you need to know (PC Gamer)
- Assassin's Creed 4: Black Flag preview: refreshing a franchise (Shack News)
- Be Excited About Assassin’s Creed IV. And Be Skeptical. (Kotaku)
- Assassin's Creed 4 Black Flag: Q&A with Jean Guesdon, Creative Director (Daily Record)

powered byDisqus