A precio completo más micropagos [NB Opinión]

por

7810 posts

Cambiar el DLC “tradicional” por microtransacciones no parece tan mala idea, excepto si se lleva al extremo.

Ubisoft quiere dejar de vender DLC esencial. Lo dijeron hoy y yo al menos les creo porque, pese a que el contenido descargable sigue presente en sus últimos juegos, tanto The Division como Rainbow Six Siege (y en menor medida, The Crew) han mutado en juegos tipo “servicio” donde el fin es que la gente se mantenga dentro del juego la mayor cantidad de tiempo posible. Y así no se devuelve el juego a las tiendas, se genera más enganche con la comunidad y a la larga todo eso se traduce en dinero.

En general yo soy crítico del DLC sobre todo cuando no aporta nada, que no es siempre el caso. El concepto no me parece mal per se, sobre todo cuando los extras se sienten como expansiones de verdad y ejemplos hay muchos: los juegos de Rockstar Games -como hace falta algo para GTA V-, Destiny, The Witcher 3 o cualquier juego de Bethesda en general han ofrecido contenido por el que vale la pena desembolsar algo extra.

Lo que está proponiendo Ubisoft, sin embargo, es dejar de lado el DLC como lo conocemos y apostar por las microtransacciones. Vender elementos cosméticos que son muy populares pero que no tienen un impacto mayor en la experiencia de juego, más que ir con un traje diferente o cambiar el color del arma. Las microtransacciones, cuando se hacen “bien”, no rompen el balance de los juegos, para bien del que compra y del que no. Grand Theft Auto V es un buen ejemplo, donde el contenido extra se entrega sin costo para todos y el juego lo mantienen vendiendo shark cards que unos pocos pagan (y le subvencionan GTA Online al resto).

Deus Ex Micropagos

Pero como siempre, existen los extremos y las micropagos pueden terminar solucionando nada y a la larga siendo peor que la enfermedad. Blizzard lo hizo con Overwatch, juego que cuesta USD $60, que de cantidad de contenido va muy corto y donde si algo abunda son los pagos extra. Más incluso que los tres modos de juego o los 20 y tantos personajes.

El problema de lo que pretende hacer Ubisoft es terminar justamente con el caso Overwatch. Los micropagos, repito, no me parecen mal por defecto pero si se van a incluir en títulos que no traen campaña y cuyo contenido base es escaso entonces bien podrían vender esos mismos juegos a mitad de precio. O derechamente, entregarlos en modo free to play, cosa que sabemos no va a pasar en producciones grandes como las de Ubisoft. Pero sí pasa en títulos de Valve como DOTA 2 o Counter Strike Global Offensive, juegos que se venden por nada o muy poco (USD $15 en el caso del segundo) y que se monetizan gracias a micropagos. La gente acepta ese modelo porque no es abusivo con el consumidor y todos contentos.

Pero claramente hay una diferencia entre vender juegos a precio completo y entregarlos a precio reducido, micropagos incluidos. Y aún no sabemos exactamente que va a hacer la marca francesa con sus futuros productos. Lo único claro, para bien y para mal, los pagos extra en cualquier formato son casi una necesidad en una industria donde los costos aumentan pero los juegos siguen costando los mismos USD $60 de hace más de una década. Tocará aguantarse y, especialmente la prensa, criticar. Algo que en el caso de algunas vacas sagradas, se hace poco.