Jugué Knack 2 y me dio alegría #E32017

por

7875 posts

Dicen que el primero era malo. No tengo idea si es cierto, pero el segundo pinta bien.

El segundo día de E3 2017 me llevó al booth de PlayStation a ver una demostración extendida de Days Gone; mientras esperaba por esa sesión, vi que había una consola con Knack 2 y nadie usándola. Como tenía minutos libres, decidí sentarme frente al televisor y probarlo un poco.

De inmediato llegó uno de los productores del juego y me invitó a jugar una partida en cooperativo. Inevitablemente, me hizo la pregunta “¿jugaste al primero?” y como nunca miento, la respuesta fue negativa porque es verdad que jamás jugué el Knack original.

“Te recomiendo que no lo hagas”, me dijo el productor con toda la sinceridad del mundo.

Le comenté al buen hombre si sabía del criticismo que se llevó el anterior juego, hoy en día teniendo un estado de meme difícil de omitir. Y obviamente respondió que sí, que habían leído mucho feedback respecto al primer Knack y en base a eso, decidieron cambiar cosas.

No se exactamente que cambiaron porque, repito, no jugué al Knack original (ni tampoco pienso hacerlo). Lo que sí se es que Knack 2 es perfecto para sesiones cooperativas; los dos Knack se controlan de forma sencilla pero super eficiente, la cámara jamás se vuelve loca para poner a los dos protagonistas en pantalla y si alguien tiene problemas o se va quedando atrás, lo ayuda sin chistar. Esto último, pensando en que puedan jugar dos personas pero una de ellas no sea muy hábil con los juegos, le cae como anillo al dedo.

Además, está el combate. Insisto: no tengo idea como se combatía en el Knack de hace cuatro años pero al menos en este todo funciona como se supone debe funcionar. Las combinaciones son cortas y rápidas, hay movimientos combinados que causan más daño y eventualmente aparecen objetos que convierten a cada Knack en un ser más poderoso y destructivo.

A medida que pasaban los minutos, me iba gustando más y más la demostración.

Una de los niveles presentes era casi puro plataformas. Saltar entre estructuras de un lado a otro no era complicado pero sí tenía el dinamismo suficiente como para que no se hiciera tedioso. A veces había que encoger al personaje para meterse por zonas ultra pequeñas y luego agrandarse para eliminar algún enemigo, todo muy rápido y con muy buenos gráficos.

El segundo nivel del juego, enfocado en combate, me generó una sensación curiosa ya que la estructura se me hacía conocida. Entonces le comenté a mi anfitrión que “este nivel se me hace muy familiar, como si lo hubiera visto antes en el primer God of War” y su respuesta fue a lo menos curiosa: “No estás tan equivocado”.

Y así, entre conversación, saltos y enemigos derrotados, pasaron 30 minutos y la sesión de Knack 2 se acabó. Y entonces pensé que el primero no puede ser tan malo como pintan.

Y también pensé que este Knack 2 me ganó porque cuesta más barato (USD $30), porque sale pronto (a comienzos de septiembre) y porque tiene algo que estoy seguro le va a gustar a mi media naranja.

Jamás pensé que diría esto, pero de ahora en adelante espero Knack 2 con interés.