NB Labs: Killzone HD

La obra original de Guerrilla Games brilla en alta definición.

Plataformas: PlayStation 3 (PSN)
Desarrollador: Guerrilla Games
Distribuidor: Sony
Precio: USD $15

Normalmente, con las remasterizaciones en HD se trata de dar un lavado de cara a juegos antiguos, agregarle soporte para logros o trofeos, y poco más. A menos que se trate de casos como el de Halo: CE Anniversary del año pasado, la regla es que los juegos de generaciones pasadas van a seguir pareciendo de generaciones pasadas independiente de la etiqueta HD, que sirven como buena alternativa para quienes no los pudieron jugar en su momento.

El caso de Killzone HD es algo diferente (no radicalmente) por varias razones. Y es que el juego lanzado el año 2004 por Guerrilla Games tenía varias taras, todas ligados principalmente a lo que parecía ser un proyecto que sobrepasaba los límites de la consola a la que llegaba. Poniendo las cosas en contexto, en aquel momento los shooters todavía no eran extremadamente populares en las consolas (con la excepción de Halo y Halo 2), y por lo mismo, la exigencia con el género era algo diferente.

Lo mejor de todo en este Killzone HD es que ahora, con ocho años a sus espaldas y gracias al trabajo de remasterización, por fin puedebrillar como debió hacerlo en su momento. Lo primero que salta a la vista es que, efectivamente, algunas cuestiones le quedaban grandes a la vieja PlayStation 2; por dar un ejemplo, algunas texturas, que están más cerca de un juego de los primeros años de la PS3. Segundo, es que los niveles de Killzone no son precisamente pasillos, sino que hay algunos con una escala bastante grande y que exigen distancias de dibujado importantes. En la versión original, los tirones estaban a la orden del día y a raíz de eso la experiencia de juego se veía definitivamente mermada.

Nada de eso ocurre en Killzone HD. Es llamativo que el juego es bastante fluído, especialmente a la hora de hacer giros rápidos o empezar a correr, cuando se activa el filtro de motion blur, suavizando el movimiento y emborronando el entorno. Por otra parte, también hay que olvidarse de cualquier signo de jaggies o serruchos en las líneas diagonales, ya que la solución antialiasing (MLAA) y el aumento de resolución hacen que la imagen sea bastante clara y pulcra.

Llega a ser irónico que lo que peor se vea en esta nueva versión sean los videos. A diferencia del resto del juego, los videos que van intercalados entremedio de los niveles tengan una calidad y una compresión digna del año 2004. Quizás este sería el único punto pobre de esta conversión, un tema que también es notorio en otras reediciones (como las de God of War de PSP) aunque nunca tanto como aquí. El famoso video introductorio, con el discurso de Scolar Visari, es el único que tiene un nivel aceptable -y aún así este es bastante bajo-, pero el resto se queda muy atrás.

Dejando de lado las cuestiones técnicas, ¿qué ofrece Killzone HD a día de hoy en su parte jugable? Lo cierto es que el juego de Guerrilla tiene sus años y eso se nota principalmente en el diseño de los niveles. Killzone deja de lado muchos de los componentes modernos de los shooters en primera persona, incluso al punto de olvidarse de la inclusión de un mapa. La progresión en cada nivel se reduce a tener pequeñas batallitas con escuadrones enemigos, que a veces ataca con pocos soldados, a veces con muchos, y otras veces llega hasta con vehículos. Terminados los encuentros, la idea es reabastecerse con lo que dejan los Helghast, preparar el arsenal, y avanzar hacia la siguiente.

Pero es en esta simplificación del esquema de juego donde están sus virtudes. En Killzone se puede jugar hasta con cuatro personajes diferentes, todos con diferentes estilos de juego y armamento, y los niveles están construídos de forma que todos los personajes sean el más apropiado, sin importar la circunstancia. Siempre se puede encontrar un buen lugar para atacar a distancia, o las coberturas están puestas de forma que el ataque directo también sea una opción. Y si la idea es flanquear o colarse detrás de las lineas enemigas, el escenario también está preparado para eso.

Por su parte, el gunplay es bastante correcto, con una buena cantidad de armas a elegir y la gran mayoría con un disparo secundario que llega a ser tremendamente efectivo en situaciones exigentes. No hay objetos que recolectar ni hay que ir rompiendo puertas por ahí, tampoco hay momentos espectaculares ni nada que distraiga del objetivo principal, que es avanzar y moverse a través de los niveles. De hecho, estos van separados por secciones que pueden durar desde unos pocos minutos hasta 20 o más, y los premios a obtener existen únicamente gracias a los trofeos agregados en la nueva versión.

Killzone HD sirve tanto como un buen plato de entrada para los que no conocieron los inicios de la franquicia, como también una versión del tipo "ahora sí" para quienes lo jugaron -me incluyo- en su momento. Más allá de los agregados estéticos (y los no tanto, como la posibilidad de personalizar completamente el control), la remasterización hace aparecer el Killzone que probablemente siempre quisieron en Guerrilla Games, un juego que tiene como principales virtudes un buen diseño de niveles y una propuesta de juego en general bastante efectiva y directa. Probablemente no esté a la altura de las pretensiones originales de Sony -ser el primer Halo killer-, pero tampoco necesita achacársele tanta responsabilidad. Y cuando un juego se siente fresco aún ocho años después de su lanzamiento original, entonces algo bueno debe tener.

Lo imperdible:

- La remasterización permite ver el juego original en todo su esplendor.
- El diseño de niveles y del juego en general es bastante interesante.
- Por su precio, imposible no recomendarlo.

Lo impresentable:

- La calidad de los videos grita "2004" por todos lados.

¿Qué significa esto?

powered byDisqus